balsamo labial

Una de las infecciones más comunes es el Herpes Oral. Es una infección que se produce en la zona externa en la boca, sobre o muy próximo a la apertura en forma de ampolla de pequeño tamaño y por lo general acompañadas d fuertes picores y dolores. Suelen ser llamadas calenturas o herpes febriles.

Los síntomas pueden ser leves o graves y generalmente aparecen una semana más tarde de tener contacto con el virus. Los más comunes son:

  • Los síntomas de aviso incluyen:
    • Comezón en los labios o en la piel alrededor de la boca
    • Ardor cerca de los labios o la zona de la boca
    • Hormigueo cerca de los labios o la zona de la boca
  • Antes de que aparezcan las ampollas, usted puede tener:
    • Dolor de garganta
    • Fiebre
    • Inflamación de ganglios linfáticos
    • Dolor al tragar
  • Se pueden formar ampollas o un salpullido en:
    • Encías
    • Labios
    • Boca
    • Garganta
  • Tener muchas ampollas se denomina “brote”. Usted puede tener:
    • Ampollas rojas que se rompen y supuran (sale líquido).
    • Ampollas pequeñas llenas de líquido amarillento y claro.
    • Varias ampollas pequeñas que pueden crecer juntas y formar una ampolla grande.
    • Una ampolla que se pone amarilla y costrosa a medida que sana, y finalmente se convierte en piel rosada.
  • Los síntomas pueden desencadenarse por:
    • Menstruación o cambios hormonales
    • Estar al sol
    • Fiebre
    • Estrés

A menudo no ponemos especial atención en este tipo de infecciones, pero pueden ser dañinas para la boca o incluso las encías. Por ese motivo, os dejamos aquí recomendaciones para evitar el contagio:

  • Utilizar una toalla personal para la higiene diaria, pues la porquería aparentemente invisible de otros individuos de casa nos puede afectar negativamente.
  • Evitar llevar las manos a la boca, en especial para morder uñas. Las manos tocan durante el día infinidad de superficies y las uñas recogen residuos de ellas que, sin querer, pueden producir herpes en la boca durante el contacto.
  • Utilizar bálsamos labiales o cacaos individualmente y preferiblemente de barra en vez de los tarrina.
  • Sobre todo es muy aconsejable no tomar contacto con labios infectados ni directamente ni indirectamente, por ejemplo bebiendo del mismo vaso.

Esperamos que os sirvan estos consejos. Y si tenéis alguna duda no dudéis en contactar con nosotros, siempre a tu disposición.

Fuente: nlm

limpieza dental

En ocasiones desconocemos la diferencia entre la limpieza bucodental e higiene bucal. En este artículo os presentamos los beneficios e importancia que tienen ambas.

Una higiene bucodental adecuado y diario, por lo general, no es suficiente para lograr una limpieza completa. Es inevitable la acumulación de placa bacteriana y sarro en el cuello de los dientes o en la línea de la encía, dando estos sucesos a la aparición de enfermedades periodontales (gingivitis y periodontitis).

Las consecuencias de estas enfermedades pueden no ser detectables por el paciente, por su falta de conocimiento y carencia del dolor. Sin embargo, puede reconducir hasta a la pérdida de dientes.

Las razones más habituales del surgimiento de los problemas bucales son:

  • Abuso de tabaco, café, otras substancias…
  • Utilización de piercings y/o pendientes en el interior de la boca o cercanas al orificio
  • Poca constancia en cuanto al higiene
  • Mala utilización de dentífricos, líquidos bucales, hilo dental…

Con una limpieza dental se consigue una higiene completa de los dientes del paciente, así como de las encías. De este modo, se facilita la limpieza en aquellos rincones que antes estaban obstruidos por el sarro.

La periodicidad de ella varía en cada persona, dependiendo de su higiene diario y de la tendencia a tener posibles enfermedades. Lo recomendable es acudir a tu higienista una vez al año, y según la visita consultar la frecuencia recomendada.

En los últimos años se ha extendido el uso de remedios caseros para blanquear los dientes, como lavarlos con bicarbonato de sodio y limón, una mezcla que, según ha explicado el director del Instituto Dental ImplanT, Rodrigo Martínez, puede debilitar el esmalte y erosionar la pieza dental.

“El ácido cítrico que contiene el limón debilita el esmalte, la parte externa de la pieza dental, mientras que el bicarbonato sódico es un abrasivo que va a aprovechar esa erosión para eliminar las primeras capas de la superficie”, ha señalado Martínez, a lo que ha añadido que “la falta de educación bucodental y los bajos índices de asistencia a la consulta del dentista han permitido que proliferen una serie de falsas creencias populares que pueden dañar la salud de la boca”.

La gran cantidad de información disponible en Internet sobre salud bucodental puede llevar a equivocación, ya que en la mayor parte de los casos no proviene de una fuente fiable. Martínez ha afirmado que “los profesionales deben alertar sobre ese contenido ‘on line’, ya que muchas veces es erróneo, impreciso o inexacto y puede causar graves daños a la salud. Es habitual encontrar muchas entradas sobre blanqueamientos caseros o soluciones para el dolor de muelas, pero no hay que fiarse de lo que se lea en Internet, siempre hay que consultar a un odontólogo”.

Por ejemplo, mucha gente cree que solo se debe acudir al dentista si se presenta dolor en la boca, algo que Martínez ha desmentido: “cada seis meses o como mucho un año hay que ir al dentista, ya que con las revisiones periódicas se pueden tomar medidas preventivas, actuando cuando comiencen a formarse la caries y mejorando la salud de las encías con una limpieza profesional”.

LOS DIENTES DE LECHE TAMBIÉN SE PUEDEN EMPASTAR

Al ser piezas provisionales, algunos padres piensan que no es necesario empastar los dientes de leche. En cambio, las infecciones de los dientes de leche “pueden llegar a las piezas definitivas”, ha explicado Martínez, por lo que “es fundamental llevar a cabo una correcta higiene bucodental desde la infancia”.

Otra creencia extendida y equivocada es que los dientes con una funda no tendrán nunca caries. “Al contrario de lo que se piensa, en estos dientes aún queda material dentario al que pueden atacar las bacterias y producir caries”, ha advertido Martínez.

Entre los remedios caseros para terminar con el dolor de muelas se encuentra el de colocar una aspirina en la muela y enjuagarse con coñac o con otra bebida de alta graduación alcohólica. Esta mezcla puede ser muy perjudicial para el diente, ya que “la aspirina causa un déficit de protección en las mucosas y el coñac lo irrita y lo quema”, ha asegurado Martínez. Como consecuencia, puede desarrollarse una llaga o afta importante en la boca.

EL CEPILLO ELÉCTRICO NO ES MEJOR

Con la llegada al mercado del cepillo eléctrico comenzó el mito sobre la mayor eficacia de este cepillo frente al manual. Martínez ha señalado que “ambos cepillos son igual de buenos, siempre que se utilice la técnica correcta”. Lo más recomendable es utilizar un cepillo de cerdas suaves, para no dañar las encías o el esmalte.

Por otro lado, mucha gente cree que el sangrado de las encías durante el cepillado es normal. La causa más frecuente de este problema es la acumulación de bacterias, por lo que para solucionarlo se debe realizar un buen cepillado y utilizar seda dental.

Una mala higiene dental puede causar halitosis, aunque esta patología no es causada únicamente por los dientes, sino que también puede tener origen en problemas gastrointestinales. El cepillado, por tanto, es la parte más importante de la higiene, y no se puede sustituir en ningún caso por un chicle, ya que aunque “es cierto que el chicle aumenta la salivación y el pH de la boca, no puede sustituir al cepillado y al hilo dental”, ha señalado Martínez.

SI SE PIERDE UN DIENTE, HAY QUE IR AL DENTISTA

Al perder una pieza dental, se debe acudir al dentista rápidamente para evitar mayores complicaciones. Martínez ha explicado que “el organismo trata de reorganizarse para conseguir ser eficaz a la hora de masticar. Para ello, el resto de piezas se desplazan, se inclinan y se salen del hueso. Por eso, no hay que dejar pasar mucho tiempo entre la pérdida de un diente y la sustitución del mismo”.

El embarazo también puede causar daños en la salud bucodental, como la inflamación de encías por los cambios hormonales y la erosión dental y caries por el aumento del ácido en la boca por las náuseas y vómitos.

En cualquier caso, Martínez ha asegurado que con una buena higiene y realizando visitas periódicas al odontólogo, se puede conservar una buena dentadura durante muchos años. “Una higiene oral adecuada y visitas periódicas al dentista para evitar problemas ayudan a alargar la vida de los dientes pese a la edad”, ha afirmado.

Fuente: http://www.cuatro.com/noticias/sociedad/salud_bucodental-dentistas-blanqueamientos_dentales_0_2033325121.html

La tumba de Edgard Randolph Parker, en Saratoga, California, podría pasar desapercibida. Su hija se aseguró de que no hubiera ninguna pista de que trataba de “Painless” (sin dolor) Parker, el dentista más famoso de Estados Unidos.

La insistencia de Parker sobre la necesidad de un cuidado dental de alta calidad y su talento para el espectáculo representaron un importante rol en este cambio, aunque hoy en día ya casi no lo recuerden.

El dentista viajero
Painless Parker
no era solo un apodo. En 1915 se cambió legalmente su nombre original a ese, para poder seguir practicando pues California insistía en que los dentistas trabajaran bajo su nombre legal.

A lo largo de su carrera, Parker tuvo decenas de consultorios, en lugares como Utah, California, Oregón, Nueva York, Idaho, Colorado y el estado de Washington, pero todo empezó en New Brunswick, su provincia natal en Canadá.

En esa época se favorecía lo que se conocía como la ruta “ética”, es decir que no salía a buscar pacientes. Pero revisarse los dientes no era algo usual para la mayoría de la gente y, con la competencia de otros odontólogos y el eterno factor del miedo al dolor, su silla pronto quedó vacía.

Desesperado, alquiló un cuarto en una ciudad cercana y salió a las calles. Armado con unajeringa cargada con cocaína aguada a la que llamaba “hidrocaína“, le hablaba a los transeúntes de la salud dental y les ofrecía un trato: extraerles dientes por sólo 50 centavos sin que sintieran dolor; si no quedaban satisfechos, les pagaría u$s5.

Como el narcótico funcionaba, pronto empezó a ganarse la vida como dentista viajero. Según un artículo publicado por BBC Mundo, a donde Parker llegaba, pedía una mecedora prestada para sus pacientes.

Unos años más tarde, se fue a vivir con su familia a Nueva York, donde volvió a pasar dificultades hasta que conoció a William Beebe, un ex empleado de Phineas Taylor Barnum, el empresario y artista circense estadounidense, recordado por sus engaños en el mundo del entretenimiento.

Juntos planearon algo insólito: publicitar con absoluto descaro a Parker y lo que podía hacer, y hacer giras con el espectáculo.

Odontología en un circo
En medio del bullicio de las calles, un músico o una banda tocaban para llamar la atención… y para disimular los gritos del paciente. Parker pronunciaba su bien practicado discurso yofrecía el tratamiento a quien lo deseara.

Pronto empezaron a llegar más y más clientes. Al ver cuán bien funcionaba el show, comisionó algo que se llamaba “Paris Trap“, una plataforma tirada por caballos con una silla de dentistería y empezó a mantener el cubo en el que ponía los dientes que extraía a la vista del público.

A pesar de que sin duda era un dentista experimentado, el hecho de que tuviera dotes teatrales hizo que siempre lo desestimaran calificándolo de curandero y charlatán.

Se la pasaba en disputas judiciales luchando contra los límites de la publicidad o por retos a su legitimidad o “ética”. Además, siempre mantuvo sus precios bajos para los clientes pobres, se enfrentaba a quienes cobraban mucho y contra los monopolios.

Tras la repentina muerte de Beebe, Parker se fue a vivir a California y consideró retirarse. Pero compró un consultorio en mal estado en Los Ángeles y poco después ya estaba construyendo más.

En la costa occidental de EE.UU. tampoco lo recibieron bien. Eventualmente estableció el Instituto de Economía Dental para entrenar a dentistas y enfrentar sus muchas batallas legales con la Asociación Dental del Estado de California.

También renunció a tener una oficina llena de “costosas alfombras y cuadros” para ofrecer nueva tecnología y darle a la gente enjuagues bucales, cepillos de dientes y pastas para cepillarse en casa.

En 1913, Parker compró un circo ambulante y se convirtió en su maestro de ceremonias. La idea era que quienes no eran pacientes podían ver a los elefantes y los actos mientras él sacaba dientes.

Trató a un hipopótamo
Mientras se expandía por California y el oeste de EE.UU. trató a un hipopótamo llamado Lucas, apareció en un parque de diversiones en Long Beach y se tomó fotos con celebridades.

Eventualmente, la preocupación por las bacterias y la esterilización llevó a Parker a abandonar sus demostraciones públicas al aire libre y empezó a presentar películas educativas sobre el cuidado bucal en su oficina. Los interesados eran invitados luego a pasar a su consultorio para un chequeo gratis.

En 1948, unos pocos años antes de que Parker muriera, Bob Hope representó a un dentista llamado Peter “Painless” Potter junto con Jane Russell en la película “Rostro pálido”, una comedia parcialmente basada en algunos incidentes de la vida de su vida. A Parker le fascinó la película… y la publicidad.

En la actualidad, Parker sigue siendo una estrella en el pequeño Museo Histórico Dental de la Universidad Temple, donde estudió, pero pocos lo recuerdan fuera de California.

No obstante, su oficina más grande, en la esquina de la calle 7 y Main en Los Ángeles, todavía es un consultorio de odontología. Y, como haciéndole honor a su gusto por la publicidad, hay una enorme anuncio con una cara sonriente en el techo.

Con sus dos entradas, nueve cuartos de tratamiento, un laboratorio lleno de moldes, rayos X, recepción, oficinas, salas de espera, ha cambiado poco desde que fue inaugurado en 1906.

Aunque tuvo otras en la ciudad, esta fue hecha a la medida para Parker como un lugar en el que se hacía de todo, señala en diálogo con BBC Mundo el doctor Jong M. Lee, actual dueño.

Lee se la compró a otro dentista pero dice que muchos de sus pacientes son familiares de los que fueron atendidos por Parker. Por eso, nunca ha tenido que hacer publicidad; solo puso el cartel en el techo en 2007 porque iban a hacerle unas mejoras al edificio.

El cartel con los brillantes dientes blancos y labios de rubí sugiere que uno llame o “sencillamente entre”.

A Painless Parker le habría gustado.

“La atención odontológica puede ser un aliado adecuado para la lucha contra la diabetes tipo 2”, así lo afirma el presidente de la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA), el doctor David Herrera, quien reconoce que “las clínicas de atención bucodental, compuestas por un amplio y variado equipo multidisciplinar de profesionales, pueden servir para detectar lo antes posible el riesgo de sufrir diabetes”, contribuyendo así a combatir uno de los principales problemas que subsisten actualmente en el abordaje de esta enfermedad metabólica: el diagnóstico tardío.

Partiendo de esta base, se ha presentado un innovador protocolo de actuación para evaluar el riesgo de sufrir diabetes no conocida en pacientes que acuden al odontólogo, diseñado por el Grupo de Trabajo “Diabetes y Enfermedad Periodontal” (integrado por especialistas de SEPA y de la Sociedad Española de Diabetes). Tras ser probado y validado, se pretende que este protocolo pueda extenderse por toda España.

El fin de este proyecto, impulsado por la Fundación SEPA, en colaboración con otras sociedades científicas, es convertir al profesional de la salud bucodental en un colaborador activo de promoción de salud general y detección precoz de enfermedades sistémicas, erigiéndose en un aliado esencial para otros profesionales de la salud.

COLABORACIÓN CON ATENCIÓN PRIMARIA

Para la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), que avala este tipo de iniciativa de colaboración entre profesionales de la salud de distintas disciplinas, no cabe duda de que “se trata de una acción innovadora, que da valor a los profesionales de la salud bucodental como promotores de la salud general”, destaca elvicepresidente de SEMERGEN, Rafael Micó.

La boca es una ventana que nos permite asomarnos al estado de salud general. Por ello, dando un paso más, “la colaboración estrecha entre odontólogos y médicos de Atención Primaria o de Atención Especializada va a facilitar un mejor manejo de otras muchas enfermedades”, afirma el doctor Micó, que destaca la existencia de un convenio de colaboración de SEMERGEN y SEPA para fomentar iniciativas formativas y divulgativas de este tipo.

El cepillo de dientes de la marca nipona Misoka está equipado con cerdas de nylon recubiertas de nanopartículas de iones minerales desarrolladas por la compañía Yumeshokunin Co. LTD, especialista en nanotecnología. Estas nanopartículas que se activan al agitar el cepillo en agua. Con este cepillo desarrollado por la compañía  Yumeshokunin Co. LTD obtendremos una limpieza más a fondo de los dientes y una capa de esmalte.

El problema de estas cerdas es que su vida útil es de tan solo 30 días, por lo que habría que cambiar de cepillo cada mes. Si los estudios demuestran que la vida útil de los cepillos normales es de unos tres meses, lo que ahorraríamos en pasta dental lo gastaríamos en cepillos.

Estos cepillos ya se venden en Japón y Misoka pretende venderlos ahora en Europa y América.

1024_2000

Imagen de www.misoka.jp.

Empieza como un simple sangrado de encías (gingivitis) y, sin dolor ni más molestias, puede acabar convirtiéndose en una enfermedad periodontal avanzada (antes llamada piorrea), capaz de hacerte perder todas tus piezas dentales. Lo que no se conoce tanto es que la enfermedad de las encías está relacionada con muchas otras patologías inflamatorias. “Tratar la inflamación puede ayudar a controlar la enfermedad periodontal y a prevenir otras, incluso graves”, explica el dr. Carlos de los Santos, médico estomatólogo y director médico del Espacio de Salud DKV Madrid.e Descubre algunas de ellas.

file3691233875457

Arterias y corazón

Cuando Olga, de 56 años, acudió al dentista por una enfermedad periodontal que estaba a punto de hacerle perder varias piezas dentales, este le preguntó por su tensión arterial y algunos resultados de la última analítica que le habían hecho. Las respuestas confirmaron sus sospechas: Olga tenía un alto riesgo cardiovascular.  “Los dentistas sabemos que las personas con enfermedad periodontal avanzada tienen mayor riesgo coronario que las que tienen encías sanas”, explica el dr. De los Santos. Por eso, además de tratar el problema de las encías (que puede o no requerir la extracción de piezas dentales), los dentistas aconsejan a esos pacientes que acudan al cardiólogo para que estudie el caso y decida el tratamiento a seguir.

Diabetes

Un mal control de los niveles de azúcar aumenta el riesgo de enfermedad periodontal y, a la vez, este problema hace más difícil controlar los niveles de azúcar. ¿El consejo para los diabéticos? “Que, por un lado, eviten el deterioro de las encías manteniendo un riguroso control de los niveles de azúcar y, por otro, se cepillen bien los dientes, utilicen la seda dental después de cada comida y se revisen al menos una vez al año”, explica el especialista.

Boca seca

Del 0,5 al 3% de los españoles padecen síndrome de Sjögren, una enfermedad en la que las defensas atacan las glándulas productoras de humedad (saliva, lágrimas, sudor…). “Como la saliva protege a dientes y encías frente a las bacterias causantes de gingivitis y caries, las personas con boca seca tenemos un mayor riesgo de problemas dentales, incluida la enfermedad periodontal, razón por la cual tenemos que acudir muy a menudo al dentista”, cuenta Rocío Gómez, de 48 años y que lleva más de una década batallando con esta enfermedad. Otras causas que pueden provocar boca seca están en el botiquín: antihistamínicos, descongestionantes, analgésicos y antidepresivos son algunos de los medicamentos que pueden estar detrás del problema.

Estrés

“Los dentistas tenemos un indicador de estrés muy claro: el bruxismo”, explica el odontólogo. Además, de que ese continuo chirriar de dientes deteriora las piezas dentales, el propio estrés supone un riesgo en sí mismo. “La razón son los altos niveles de la hormona cortisol que producimos en situaciones de estrés: poseen un efecto inflamatorio en las encías y otros tejidos”, concluye el experto. Además de ese efecto, hay estudios que revelan que más del 50% de las personas con estrés descuidan su boca y no se cepillan ni utilizan la seda dental debidamente.

Osteoporosis

“Muchas mujeres olvidan que esta enfermedad afecta a todos los huesos del organismo, incluidos los maxilares, lo cual puede dar lugar a pérdida de piezas dentales. De hecho, no es infrecuente detectar problemas de densidad ósea en la consulta”, explica el dr. De los Santos. Y mucho cuidado: un tipo de medicamento usado contra la osteoporosis (los bisfosfonatos) aumenta el riesgo de muerte del hueso de los maxilares si, mientras se consume, se realizan intervenciones sobre ellos (extracciones, implantes…). Fumar y el exceso de alcohol son otros factores asociados al estrés que afectan muy negativamente a la salud dental.

Problemas hematológicos

“Cuando vi a Begoña, de 30 años, pensé enseguida en una anemia: sus encías tenían un tono pálido y sangraban con facilidad. Además, tenía la lengua hinchada y suave (lo que se conoce como glositis). Le expliqué que aquellos eran síntomas de anemia y que debía acudir al médico cuanto antes”, recuerda el estomatólogo.

En la anemia, el organismo tiene déficit de glóbulos rojos o bien los glóbulos rojos no contienen suficiente hemoglobina, proteína encargada de transportar el oxígeno a los tejidos de todo el organismo. Pero existen otras enfermedades hematológicas no tan comunes (leucemia, linfomas, agranulocitosis…) que también tienen manifestaciones a nivel bucal y de las encías que el dentista puede reconocer.

Bulimia

“Recuerdo perfectamente el caso de Diana, una chica de 21 años, con todo el esmalte de los dientes erosionado. Diana me explicó que había padecido bulimia y que acudir el dentista era parte de su programa de rehabilitación”, rememora el dr. Carlos de los Santos.

La bulimia es un trastorno de comportamiento alimentario que se caracteriza por darse atracones de comida seguidos de episodios en los que el enfermo se provoca el vómito. “Los vómitos continuos acaban erosionando el esmalte dental y provocan inflamación en la boca, la garganta y las glándulas salivares, además de mal aliento”, señala el especialista.

Bulimia, anorexia y otros trastornos de este tipo provocan deficiencias nutricionales capaces de afectar tanto a la salud dental como a la general y, si no se tratan, poner en riesgo la vida.

Enfermedad renal

Suena extraño, pero haber perdido piezas dentales aumenta el riesgo de desarrollar problemas renales en personas adultas. “Cómo está relacionada la pérdida de piezas dentales con la enfermedad renal es algo que no está del todo aclarado, pero se cree que tiene que ver de nuevo con la inflamación crónica”, explica el doctor Carlos de los Santos. “Cuidar la salud dental y de las encías ayuda a reducir el riesgo de desarrollar problemas de riñón”, añade.

Parto prematuro

Si estás embarazada y tienes enfermedad de las encías, tienes mayor riesgo de dar a luz prematuramente o de tener un bebé con bajo peso. Tampoco en este caso se sabe exactamente cómo se relacionan ambos problemas, aunque se cita una vez más la inflamación crónica o posibles infecciones bucales como el motivo. En casos en los que no existen infecciones ni enfermedad periodontal, el problema puede estar relacionado con cambios hormonales típicos del embarazo. El consejo del experto: “Hablar con el obstetra, ginecólogo o dentista para saber cómo protegerse y proteger al bebé de este riesgo”.

¿Cómo son unas encías sanas?

Su aspecto es rosado y firme, no rojizo ni inflamado. Los dientes se ven brillantes y lisos, y aparecen firmemente adheridos a ellas. Mantener las encías con ese aspecto saludable exige una buena higiene oral: cepillarse los dientes al menos dos veces al día, utilizar el hilo dental una vez al día, acudir al dentista con regularidad y no fumar.

En cuanto al empleo de enjuagues bucales, el doctor De los Santos recomienda utilizarlos siempre bajo supervisión médica. “Con una patología gingival, tu odontólogo te dirá cuál y por cuánto tiempo lo debes utilizar”, explica este experto.

Fuente: www.mujerhoy.com

Tanto por una mala higiene como por un golpe, un dentista puede verse obligado a sustituir uno o varios dientes a un paciente. Estos implantes se componen de una raíz de titanio que va anclada al maxilar o a la mandíbula. Encima de ella se coloca una prótesis que se sustituye al diente.

Sustituir uno o dos no suele ser mucho problema, pero si sustituir todos y sólo queda como solución una dentadura postiza que tradicionalmente daba a nuestra boca un aspecto muy artificial.

Reconstruir la sonrisa original

Con los nuevos implantes dentales se busca que el paciente conserve su sonrisa original. Antes los especialistas se conformaban con devolver al paciente la función  de masticar pero hoy en día eso ya no es suficiente, los pacientes en la actualidad se buscan también mantener la naturalidad, que la sonrisa no parezca artificial.

Las nuevas técnicas hacen no hacen solamente el implante mucho menos invasivo si no que acortan también el periodo de convalecencia. Y esto supone una  gran ventaja para miles de españoles. En España se estima que se colocan unos 800.000 implantes dentales al año, cifra que crece sobre un 20% anual.

Ayuda informática

Con esta ayuda ya no hay que abrir la encía. Con los ordenadores y las impresoras  3D permiten colocar el diente artificial en el sitio exacto con una precisión milimétrica además de recortar los tiempos de recuperación. Son ventajas tanto para los especialistas que quedan más satisfechos con su trabajo como para los pacientes que tienen que sufrir menos dolores y evitan infecciones.

Pero a pesar de estos logros todavía quedan muchos avances y se está investigando ya como mejorar estas ferulas y su impresión en 3D para que puedan adaptarse incluso mejor a la boca de cada paciente.

Una impresora 3D en cada negocio imaginable. Dejando a un lado a los drones, no conozco otro cacharro que esté abarcando tanto mercado, al mismo tiempo que evoluciona en calidad, también lo hace en cercanía con los diferentes niveles adquisitivos de los consumidores.

 

En el International Dental Show que está teniendo lugar en Colonia, Alemania, nos hemos encontrado con las novedades de una de las empresas fuertes en este campo: Stratasys. La empresa americana pone a disposición de dentistas y ortodoncistas una máquina capaz de recrear piezas dentales con una gran fidelidad.

Uno de los detalles más llamativos en la reproducción final lo tenemos en el colorido natural conseguido en dientes y encías.

6501_1200

Con el descriptivo nombre de Objet260 Dental Selection 3D Printer, la impresora tiene un tamaño considerable, mucho mayor que lo que estamos acostumbrados a enseñar por aquí, de firmas como MakerBot, que casualmente es propiedad de Stratasys.

El tamaño de la impresora es inversamente proporcional a la definición que es capaz de conseguir en su impresión – capas inferiores a los 16 micras -, gracias a un sistema de triple inyección que permite a los laboratorios reproducir modelos dentales como los que veis en las imágenes.

650_1200

La definición y similitud de las piezas y encajes cobra un valor especial en este mundo, ya que todo tiene que casar a la perfección para evitar malas experiencias. Pero no se trata de modelos creados para meter en la boca de nadie, sino unidades de prueba creadas a semejanza de la boca que se va a tratar, en las que colocar los aparatos dentales antes de tener acceso al paciente real. También para enseñarles a los pacientes lo que se está haciendo con su boca.

Fuente: xataka.com (Kote Puerto)

1. Lo más importante es la higiene bucal. Además es más bonita y sana.

2. Cepíllate los dientes después de cada comida.

3. Que el cepillo tenga cerdas suaves, pásate hilo dental y enjuágate.

4. La pasta con flúor.

5. El colutorio también con flúor.

6. Cambia el cepillo cada 3 meses. Las cerdas pierden eficacia con el tiempo.

7. No fumes.

8. Controla el dulce.

9. Visita al dentista una vez al año.

10. Durante el embarazo existe mayor riesgo de caries.