El crecimiento de los dientes de cada niño es un mundo, a unos les salen a los cuatro meses y otros comienzan con sus primeros pasos antes de tener ningún diente.

Vamos a ver cuales son las etapas por la que pasan los dientes y cómo cuidarlos en cada momento.

Desde los 4 meses hasta los dos años:

En esta primera etapa en la que aún no han salido los dientes, muchas veces pensamos que no es necesario el cuidado buco-dental.  ¡Cuidado con las encías! Si hay que limpiarlas.  Para ello sólo es necesaria una gasita empapada en agua y pasarla por las encías del bebé con cuidado.  Esta limpieza también ayudará a que la salida de los dientes sea menos dolorosa.

Cuando comience la dentición, se puede recurrir a mordedores fríos para aliviar el dolor si lo tuviera.  Existen cremas para aliviar el dolor, pero tienen que ser recomendadas por el dentista o pediatra.

Cuando los dientes comienzan a salir será necesario su cuidado con unos cepillos especiales de cerdas muy finas y suaves.

Desde los 2 a los 4 años:

A esta edad, los más pequeños ya tienen la mayoría de los dientes de leche.  Para ayudarles a cuidar de ellos es necesario tener un cepillo infantil con el mango ergonómico, las cerdas suaves y con cabezal pequeño para acceder a todas las cavidades de la boca.

Como los niños aun no tienen la suficiente destreza para realizar un buen cepillado, debemos ser los padres los que nos encarguemos de la misma.

Desde los 5 hasta los 7 años:

Debido a la dieta y a otros factores, a esta edad los niños se ven más afectados por las caries. También comienza la etapa en la que se caen los dientes de leche.  A veces algunos niños tienen una etapa rebelde y cepillarse los dientes se vuelve algo aburrido y rollo para ellos. Es importante que las herramientas que usen para el cepillado de los dientes, sean divertidas, lúdicas sin olvidar con cumplir con los requisitos de mango ergonómico y cerdas suaves.

Podemos motivar a los niños a una buena limpieza dental, diciendo que el Ratoncito Pérez, sólo se lleva los dientes que están muy limpios sanos. Aprovecha esto para inculcarle buenos hábitos de higiene dental.

A partir de los 8 años:

A esta edad tienen mezcla de dientes de leche y dientes definitivos.

Ya son mayores, y su destreza con la mano ya les permite cepillarse los dientes ellos solos.  Eso sí, debemos supervisar cada cepillado. El tema de la alimentación es un factor a tener muy en cuenta, evitando bebidas azucaradas, dulces y chuches. ¡¡¡En su boca ya tienen dientes que les han de durar toda una vida!!!

El dolor dental puede llegar a ser extremadamente intenso. Tan intenso que obligue al paciente a tomar algún analgésico mientras se espera la visita del odontólogo. Se calcula que el 70 % de las primeras visitas son por dolor en mayor o menor grado. Eso es lo que anima a perder el miedo y acudir al especialista.

Tipos de dolores agudos severos

Hay de dos tipos: Uno es el dolor pulpar que los pacientes conocen con el nombre del nervio del diente. Casi siempre se debe a una caries grande. Un tipo de dolor que late, que es insoportable. Se presenta una presión que no permite dormir al paciente. Y el otro tipo de dolor es el periodontal, cuyo origen es la inervación de la encía y del hueso que sujeta el diente.

Abordaje del dolor

Cuando el dolor agudo es de origen pulpar, el paciente tiene la sensibilidad aumentada. Su umbral del dolor ha disminuido. A veces, se provocan molestias al paciente mientras se realiza el tratamiento pero el resultado es el alivio completo del dolor. ..

No obstante, a veces se debe actuar con una infección aguda y no se puede esperar a que remita. Por otro lado, en los últimos estudios se constata que la presencia de una infección en boca o en cualquier parte del cuerpo multiplica por ocho el riesgo de volver a sufrir una angina de pecho o un infarto. Junto con el colesterol y el tabaco, son los factores cardiovasculares más determinantes.

Muelas del juicio

¿Deben quitarse las muelas del juicio?
No todas las personas presentan estos molares.
La extracción de estos molares depende en qué posición estén. La indicación no es general sino de cada paciente. Según la Academia Americana de Anestesiología y Dolor, el dolor de muelas es considerado uno de los más elevados rangos.