Cómo funciona el blanqueamiento dental

El objetivo del blanqueamiento dental es eliminar las manchas externas de los dientes causadas por la acción del tabaco y los pigmentos contenidos en los alimentos y bebidas. Si no realizas una buena higiene dental correarás el riesgo de perder tu blanca y deslumbrante sonrisa.

En el esmalte de los hay millones de poros microscópicos que, con el tiempo, permiten el paso de compuestos orgánicos de modo que penetran en la dentina y provocan el proceso de decoloración.

Una limpieza de boca periódica (cada seis meses) y el uso habitual de pasta de dientes blanqueadora podría mantener la coloración natural de los dientes. Si no haces esto, las manchas se harán persistentes y cada vez más oscuras, siendo en tal caso el blanqueamiento dental o la colocación de carillas y fundas las únicas posibilidades de recuperar el color natural.

El tratamiento para el blanqueamiento dental se basa en el uso de los llamados agentes blanqueadores, generalmente peróxido de carbamida y peróxido de hidrógeno, presentes en el gel de aplicación a diferentes concentraciones. Estos geles actúan haciendo que el oxígeno penetre a través de los poros del esmalte y llegue a la dentina, provocando la descomposición de los compuestos orgánicos atrapados en ella en pequeñas partículas que reflejan mejor la luz y, como consecuencia, aclaran el color de los dientes. El hecho de que estos agentes blanqueadores penetren en la dentina puede ocasionar un aumento de la sensibilidad al frío de los dientes en tanto dura el tratamiento.

como funciona el blanqueamiento

Cualquier tratamiento de blanqueamiento dental se realiza mediante la colocación del gel blanqueador en una férula que luego se inserta en la arcada dental, donde debe permanecer de una a dos horas diarias durante al menos dos semanas.

En la actualidad en la consulta del odontólogo se utiliza una técnica de blanqueamiento dental basada en geles de peróxido de hidrógeno cuya actividad se acelera mediante la exposición a una luz intensa (LED, arco de plasma o halógena). Es lo que se denomina blanqueamiento dental por fotoactivación y reduce considerablemente el tiempo en que los dientes deben exponerse al gel blanqueador. Sin embargo, para su aplicación es esencial proteger previamente a las mucosas de la boca del contacto con el peróxido de hidrógeno. Asimismo, tanto el odontólogo como el paciente deben protegerse los ojos con gafas mientras dura el tratamiento.

Este tipo de tratamiento se puede complementar con otro que se realiza en casa por el método antes descrito. El blanqueamiento dental fotoactivado mantiene su actividad incluso después de haberse aplicado, razón por la que siempre se recomienda al paciente que evite ingerir alimentos o bebidas con gran concentración de pigmentos o colorantes durante las 24 horas siguientes y que no fumen al menos en ocho horas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Traducir »