INVISALIGN: UNA ALTERNATIVA ESTÉTICA FIABLE A LOS BRACKETS

Invisalign es un tratamiento de ortodoncia de última generación que consiste en un conjunto de alineadores transparentes, removibles, diseñados a partir de un minucioso estudio y plan de tratamiento virtual en 3D  para mover gradualmente  los dientes hasta la posición deseada.

Estos alineadores deben llevarse siempre y únicamente deben quitarse para comer, beber, cepillarse los dientes y pasar el hilo dental. Los pacientes llevan los alineadores en intervalos de 2 semanas de duración.

Y, bien indicado, es una opción de tratamiento, igual que puedan ser los clásicos brackets, tanto  para adultos como para adolescentes.

Invisalign trata múltiples problemas ortodóncicos. Se puede utilizar para tratar la mayoría de las maloclusiones de pacientes adultos y adolescentes. En casos de apiñamiento, mordidas abiertas, mordidas profundas, mordidas cruzadas, dientes separados, etcétera, todo ello previo estudio realizado por el especialista en ortodoncia que es quien debe decidir el tratamiento más adecuado para cada paciente.

Comparativa con los brackets y beneficios clínicos

Como todo tiene sus indicaciones, hay movimientos dentales que hacen mejor los brackets, como son los movimientos radiculares en masa, por ejemplo en casos de extracciones dentarias. Y hay movimientos dentales que se hacen mejor con Invisalign, como es el cierre de mordidas abiertas, cierre de pequeños espacios entre dientes, resulta de gran utilidad en casos previos a rehabilitaciones con implantes, carillas, restauraciones estéticas, pacientes con problemas periodontales que necesitan mucha higiene y movimientos no tan agresivos. Con Invisalign puedo distalar molares, mover molares hacia atrás, de forma predecible que me permite solucionar la mayoría de las maloclusiones sin necesidad de extraer dientes.

Invisalign ofrece importantes beneficios clínicos, como una mayor exactitud a la hora de predecir la evolución del tratamiento, mejor higiene y salud periodontal  y como consecuencia, menor riesgo de caries y manchas en el esmalte. Al no ser metálico evita las posibles reacciones alérgicas de los brackets. La fabricación a medida de los alineadores disminuye las molestias e irritaciones en la boca. No hay urgencias. Las fuerzas aplicadas sobre los dientes son más leves y constantes lo que aumenta el grado de confort de los pacientes.

Los pacientes pueden disfrutar de las mismas actividades y estilo de vida habitual sin el estigma social de los brackets.

Respecto a la duración del tratamiento, los tiempos son aproximados dependiendo de la complejidad del caso y colaboración del paciente. Podríamos hablar de 7 meses para los casos más leves y 24-30 meses para casos complejos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Traducir »