"En Clínica Dental Luis Miguel Ruiz ofrecemos tratamientos actuales y de calidad de todo tipo. Realizamos un servicio basado en el buen hacer, la profesionalidad y la empatía con nuestros clientes, recibiendo cada uno de ellos un trato personal e individualizado."

Cepillo manual o eléctrico ¿Cuál es mejor para tu salud dental?

Posted by on in Blog | 0 comments

Cepillo manual o eléctrico ¿Cuál es mejor para tu salud dental?

Son numerosas las veces en la que nuestros pacientes nos plantean la duda de si es mejor utilizar un cepillo de dientes eléctrico o uno manual. Sin embargo, nuestra respuesta es siempre la misma: lo más importante es una buena higiene bucal, el medio a través del cual se consiga, es lo de menos.

 

¿Qué diferencia a un cepillo de dientes manual de un cepillo eléctrico?

La principal diferencia entre los cepillos de dientes eléctricos y los cepillos dentales manuales es la forma en la que se debe utilizar cada uno de ellos. Por un lado, los cepillos de dientes manuales se deben utilizar con un movimiento vertical, mientras que los eléctricos funcionan realizando un movimiento circular a través de un cabezal rotador.

Así, sí existe una clara ventaja de los cepillos eléctricos frente a los cepillos manuelas, y es que los primeros facilitan un cepillado correcto con menos esfuerzo. A su vez, con el paso de los años, los cepillos eléctricos han evolucionado con nuevas técnicas, y facilitan el trabajo a la hora de cepillar los dientes.

 

¿Qué debo tener en cuenta cuando utilizo un cepillo de dientes eléctrico?

 

Antes de comenzar a utilizar un cepillo dental eléctrico se deben tener en cuenta algunos factores. Así, es importante que el cabezal sea intercambiable, y que este cambio se haga con frecuencia. De hecho, utilizar un cabezal desgastado —de la misma manera que si se utiliza un cepillo manual desgastado— no podrá cumplir su función.

También es importante es que el cepillo se detenga si se ejerce demasiada presión en los dientes o encías. A su vez, si se nota cierta inflamación en las encías o se sufre retracción, lo recomendable es evitar el cepillo eléctrico hasta que se solucione el problema, ya que el cepillo eléctrico puede empeorarlo.

 

¿Qué cepillo de dientes es mejor para los niños, el manual o el eléctrico?

 

Para los más pequeños, la duda del cepillo de dientes manual o eléctrico tiene una respuesta sencilla, ya que se aconseja que los padres cepillen los dientes de sus hijos con un cepillo manual.

Una vez llegado a los tres años, cuando el niño tenga solvencia para cepillarse solo, es un buen momento para que adquiera el hábito de usar el cepillo manual. A partir de los seis años se puede plantear al niño que empiece a utilizar un cepillo eléctrico siempre que se le explique cómo hacerlo.

Así, tras profundizar un poco sobre cuál de los dos es mejor, cabe señalar que aunque ambos tengan sus ventajas, siempre dependerá de las recomendaciones del especialista en Odontología y de los hábitos del usuario.

Fuente: https://www.topdoctors.es/articulos-medicos/cepillo-manual-o-electrico-cual-es-mejor-para-tu-salud-dental

Leer Mas

¿Cuándo es mejor lavarse los dientes: después de cenar o justo antes de dormir?

Posted by on in Blog | 0 comments

¿Cuándo es mejor lavarse los dientes: después de cenar o justo antes de dormir?

Cepillarse los dientes es una forma de mantener a raya las caries, así como de lucir una sonrisa brillante y tener un aliento fresco. Pero todos nos hemos saltado alguna vez este gesto, especialmente a última hora del día, ya sea por olvido o por pereza. ¿Sabe las consecuencias que tiene semejante descuido?

 

La ausencia de saliva antibacteriana durante la noche significa que estamos especialmente vulnerables a los agentes causantes de las caries y enfermedades de las encías. Al dormir, salivamos muy poco, el movimiento de lengua, mejillas y labios es menor, y teniendo en cuenta que la saliva es la encargada de limpiar nuestra boca naturalmente, “el cepillado nocturno es el más importante para evitar que los alimentos estén en contacto con nuestros dientes durante muchas horas, lo que conduciría a un aumento de las enfermedades dentales”, comenta la doctora Alicia Matas, odontóloga y responsable de la Unidad de Odontología de Q-Maxdental en el Hospital Quironsalud Barcelona. “Al disminuir la capacidad reguladora del pH de la saliva para evitar la agresión ácida sobre el esmalte y la consecuente desmineralización, es importante el cepillado después de cenar”, dice también la doctora María Ciudad, odontóloga en el Instituto Odontológico Maxilofacial.

Más de 500 tipos de bacterias

 

“En nuestra boca se encuentran unos 600 tipos de bacterias, y aunque algunas son ‘buenas’ y ayudan a mantener el equilibrio de la flora, otras predisponen a enfermedades como la caries, la gingivitis y la periodontitis”, explica la doctora Matas. “Por ejemplo, el Streptoccocus Muttans, uno de los más involucrados en la formación de caries dental, obtiene su energía del alimento que ingerimos, su flexibilidad genética le permite romper toda una amplia gama de hidratos de carbono. Entre las sustancias que aprovecha, figuran la glucosa, fructosa, sacarosa, galactosa, maltosa, rafinosa, ribulosa, melibiosa e incluso el almidón”, añade la médica Marta del Pozo, licenciada en Odontología, de la Clínica Dental Córdoba del Pozo. “Las bacterias intentan fijarse continuamente a nuestros dientes, pero ese proceso es frenado por la acción de la saliva, la lengua y el cepillado” asegura Gonzalo Navarro de Clínica Dental Navarro.

 

Las bacterias producen ácido durante todo el día, más cuando está comiendo, por lo que la única forma de deshacerse de esa película de placa es cepillándose al menos dos veces diarias, mejor tres, para eliminar subproductos ácidos que pueden dañar su esmalte y causar caries. “La cantidad de bacterias que tenemos en la boca es altísima incluso después del cepillado y en estado de buena salud. Lo verdaderamente importante es mantener a raya ese crecimiento bacteriano para que no pueda convertirse en patológico”, dice Javier Navarro, odontólogo de Clínica Menorca.

 

Pues bien: el modo más rápido para multiplicar la proliferación de microorganismos entre su boca es olvidar el cepillado nocturno. Pero hay más consecuencias. Si se acuesta sin lavarse los dientes, su aliento amanecerá con un olor insoportable. “La persistencia de alimentos en descomposición en la boca y la menor secreción salival nocturna son una mezcla explosiva para el desarrollo de halitosis”, advierte la doctora Matas. “Aunque hay que saber que el cepillado elimina gran parte de los anillos aromáticos desagradables por metabolismo bacteriano, pero si el origen de la halitosis no es solamente la boca, este no será tan efectivo como desearíamos”, aclara el doctor Navarro.

20 o 30 minutos después del último bocado

 

Normalmente, hay un espacio de tiempo entre la cena y el sueño de unas 2-3 horas. Hay quien tiene la costumbre de cepillarse después de comer y quien lo hace inmediatamente antes de irse a la cama. La mayoría de los expertos se inclina por la primera opción, aunque con matices. “El cepillado después de la cena es técnicamente mejor para los dientes que el de antes acostarse, porque se aporta fluoruro, en la pasta de dientes, que actúa durante más tiempo para fortalecer la dentadura”, aclaró en sus investigaciones Denis Kinane, decano de la Universidad de la Escuela de Medicina Dental de Pennsylvania.

 

Aunque hay una excepción: una cena a base de alimentos ácidos (cítricos, lácteos fermentados, vinagre o tomate guisado). “En esos casos, es mejor cepillarse una media hora después, cuando el pH haya vuelto a la normalidad”, aconseja la doctora Alicia Matas. El odontólogo del centro médico de la Universidad de Rochester (EE UU) Yanfang Ren lo documentó con el siguiente argumento: el ácido suaviza la parte superior del esmalte, por lo que un cepillado inmediato podría ablandarlo y provocar desgaste. Otros médicos apuestan por esperar siempre esos 20 o 30 minutos, como es el caso de la doctora Del Pozo, que afirma que así damos tiempo a los nutrientes de enriquecer la microbiota oral. O el doctor Gonzalo Navarro, quien apostilla: “Lo mejor es cepillarse en los primeros 20 minutos después de cada comida, ya que es el momento de mayor actividad bacteriana”.

 

Pero como avanzamos, no hay unanimidad. Javier Ortega, odontólogo de Clínica Menorca, pone la nota de discordancia: “Tras la cena se produce la autoclisis, que es un proceso de limpieza natural por el movimiento de labios, lengua y demás tejidos blandos de la boca que ayuda a mantener la limpieza en cierta medida (este proceso se produce continuamente mientras está despierto). Si el cepillado se hace justo antes de acostarse la limpieza será más fácil, porque la autoclisis ya ha hecho parte del trabajo”.

Cómo reaccionar ante un olvido

 

“Si una noche no cepillamos los dientes, no hay gran peligro, mas no debe tomarse como costumbre”, recapitula el doctor Gonzalo Navarro. Y Ortega continúa: “Durante esa jornada, bajaría el pH de la boca y se acumularía más placa en las zonas de retención, pero no habría una consecuencia relevante más que la maduración de la placa, que será más difícil de eliminar posteriormente”. Así, si confiesa que ha pecado, asegúrese de cepillar bien por la mañana, y no olvide aplicar el hilo dental para eliminar las bacterias acumuladas.

Fuente: El país

Leer Mas

Tipos de dientes y sus funciones

Posted by on in Blog | 0 comments

Tipos de dientes y sus funciones

En este artículo os vamos a explicar los diferentes tipos de dientes con los que contamos en nuestra dentadura, y la función que desempeña cada uno de ellos:

  1. Incisivos: son los ocho dientes que tenemos en la parte delantera y central de la boca y los que se utilizan para dar el primer bocado y cortar la comida cuando se ingiere. Normalmente son los primeros dientes en salir, aproximadamente a los 6 meses de edad (los dientes de leche), y entre los 6 y los 8 años (en el caso de la dentadura definitiva).
  2. Caninos (colmillos): son los siguientes dientes en salir después de los incisivos. Sirven para desgarrar la comida. Los colmillos de leche aparecen entre los 16 y los 20 meses de edad, y los definitivos salen entre los 9 y los 12 años de edad.
  3. Premolares: son los primeros dientes que mastican y trituran la comida, antes de pasar a los molares. Una dentadura estandar cuenta con ocho premolares, cuatro en la parte superior y otros cuatro en la parte inferior de la boca. Los premolares aparecen entre los 10 y 11 años de edad.
  4. Molares: se utilizan también para masticar y triturar los alimentos. Aparecen entre los 12 y los 15 meses de edad. Los molares de leche se caen y son reemplazados por los primeros y segundos premolares definitivos. Los primeros molares definitivos crecen detrás de los dientes molares de leche y salen alrededor de los 6 años y los segundos molares aparecen entre los 11 y los 13 años de edad.
Leer Mas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies