Para enjuagar la boca correctamente, lo primero que debemos hacer es elegir un enjuague bucal que se adapte a nuestras necesidades. Existe dos tipos de colutorios: los terapéuticos que ayudan a reducir la placa, la gingivitis y el mal aliento; y los que contienen flúor que contribuyen a prevenir o reducir las caries.

Para usar el colutorio adecuadamente debemos introducir en la boca aproximadamente 15ml del líquido (en la mayoría de marcas el propio tapón del recipiente se puede usar como vasito para beber, ya que además suelen indicar las medidas recomendadas). Luego debemos realizar unas gárgaras durante 20-30 segundos.

Para acabar lo expulsaremos y escupiremos tantas veces como sea necesario para eliminar cualquier resto del producto.

Es importante que para ayudar a que el enjuague realice su función antibacteriana, no lo diluyamos en agua, puesto que pierde eficacia. Tampoco es recomendable ingerir alimentos durante los treinta minutos después del uso del colutorio, ni aclararse la boca con agua para hacer desaparecer su sabor.

Por último, los expertos tampoco recomiendan abusar del enjuague bucal, especialmente si el que usamos contiene mucho alcohol. La dosis adecuada es enjuagarse los dientes una vez al día, hacerlo varias veces al día es excesivo e incluso puede ser perjudicial para la saludbucodental.

A todos nos gusta, entreteniene, desestresa, etc., mascar chicle. Sin embargo, hacerlo con mucha frecuencia puede acarrear problemas graves en nuestras mandíbulas y dentaduras. Aquí te dejamos algunos para que los tengas en cuenta:

  • La mandíbula no descansa: si masticamos chicle con demasiada continuidad o frecuencia, no dejamos que los músculos de la mandíbula descansen. Ésto puede provocar que la zona se cargue por el sobreesfuerzo, y acabe doliendo y volviendose más rigida o dura.
  • Desgasta la mandíbula: el constante movimiento y fricción que sufre nuestra mandícula al masticar chicle puede suponer un desgaste en los huesos y las articulaciones que conforman la misma. La tensión que acumulamos en la mandíbula al realizar esta acción repetidamente, puede acarrear problemas óseos, y dolores en las artículaciones de esta parte de la cabeza.
  • Puede provocar el Trastorno de la Articulación Temporomandibular (TMJ) en la Mandíbula: cuando masticamos chicle más con un lado de la boca que con el otro, podemos ocasionar un desequilibrio en los músculos de la mandíbula. Este trastorno puede llegar a provocar una contracción muscular y dolores de cabeza, dolores de oído, de muelas…
  • El efecto “cariogénico“: de los chicles es muy perjudicial, especialmente para los niños, ya que cubren los dientes con azúcar. Este efecto es lo que conocemos cotidianamente como aparición de caries. El riesgo de padecer los efectos propios del azúcar en los dientes, se puede reducir consumiendo chicles sin azúcar. Sin embargo, el chicle sin azúcar normalmente contiene saborizantes y conservadores ácidos que pueden causar desgaste dental.
  • Libera el mercurio de los empastes antiguos: se ha demostrado que masticar chicle aumenta la tasa de liberación de vapor de mercurio de los empastes de amalgama, lo cual puede hacer que esta neurotoxina se transporte por el riego sanguíneo.

Desde la Clínica Dental Luis Miguel Ruiz, os dejamos una serie de pautas o consejos para realizar un cepillado de dientes adecuado:

  1. El cepillado debe durar mínimo dos minutos.
  2. Cepillarse los dientes como mínimo dos veces al día, especialmente tras desayunar y antes de irse a dormir.
  3. Realizar movimientos cortos y circulares, limpiando también la línea de la encía.
  4. Cepillarse la lengua, para tener un mejor aliento.
  5. Utilizar un cepillo de cerdas suaves para no desgastar el esmalte de los dientes.
  6. Utilizar un cepillo de cabeza pequeña para tener un mejor acceso a todas las partes de la boca.
  7. Utilizar un dentrífico dental adecuado para las necesidades de cada uno: sensibilidad dental, gingivitis, sarro, caries, etc… Es recomendable usar una pasta de dientes con flúor para prevenir las caries.
  8. La dosis correcta de dentrífico es la cantidad equivalente al tamaño de un guisante.
  9. Cambiar el cepillo cada 3 meses aproximadamente, o cuando esté desgastado.
  10. Usar hilo dental antes de irse a dormir, para limpiar más a fondo los dientes después de todo el día.

Además de todos estos consejos, para tener una higiene dental buena, es recomendable acudir frecuentemente al dentista y realizarse periódicamente limpiezas bucales.

close-1637189_1920

woman-674977_1280

Nos cepillamos bien los dientes, utilizamos dentífricos anti caries, blanqueantes, pero… ¿Acaso cuidamos nuestra alimentación para prevenir la aparición de enfermedades bucodentales? A continuación te dejamos algunos de los alimentos que son perjudiciales para nuestros dientes:

  1. Cítricos: las naranjas, los limones, y sus zumos, contienen un alto nivel de ácidos, los cuales pueden desgastar el esmalte, y hacer que los dientes sean más vulnerables a la aparición de caries y a la hipersensibilidad dental.
  2. Café y Té: normalmente añadimos azúcar a este tipo de bebidas, por lo que aumentan las posibilidades de padecer caries. Además, manchan los dientes, y si llevan cafeína aumentan el estrés, lo cual puede producir enfermedades periodontales de las encías.
  3. Vino: especialmente el vino tinto, ya que contiene “taninos”, sustancia que provoca sequedad y mancha los dientes.
  4. Caramelos y gominolas: este tipo de dulces los mantenemos durante un tiempo en nuestra boca, hasta que se disuelven o los ingerimos. Por ello, el tiempo que el azúcar que contienen está en contacto con nuestros dientes es mayor, lo que supone un alto riesgo de padecer caries.
  5. Patatas fritas, pan y pasta: estos tres alimentos contienen almidón, sustancia que se adhiere con facilidad al diente y que favorece la formación de placa dental.
  6. Refrescos: Además de azúcar contienen ácido fosfórico que ataca al esmalte y al calcio de los dientes, lo cual hace que los dientes se vuelvan frágiles.
  7. Bebidas energéticas: su altísimo contenido en azúcar y en ácidos desgastan mucho el esmalte dental.

Así que ya sabéis, si queréis tener una boca sana… ¡también hay que cuidar lo que comemos y bebemos!

barba antihienico

No son pocos los hombres que dejan crecer su vello facial, ya sea en forma de barba o bigotes. Algunos la mantienen corta, mientras que otros optan por una barba larga y frondosa. ¿Tu tienes barba? ¿Qué tan bien la aseas?

Un equipo de científicos analizó la barba de una alta cantidad de hombres y los resultados harán que te quieras afeitar u obligues a tu pareja a hacerlo.

 

Limpias bien tu cuerpo y cabello, pero ¿qué pasa con tu barba? Expertos en microbiología del laboratorio Quest Diagnostics, en Nueva México, Estados Unidos, quiso saber qué se escondía en el vello facial masculino. Un grupo de voluntarios permitió que los expertos tomaran muestras de sus barbas y las analizaran bajo el microscopio para saber qué escondían. Los resultados fueron bastante decidores.

Parte importante de las muestras contenían bacterias dañinas que normalmente se encuentran en desechos humanos, como por ejemplo las deposiciones, lo que las hacen tan sucias como un baño público, y dudo que una persona desee frotar su rostro contra un retrete.

Las muestras fueron tomadas utilizando un bastoncillo de algodón, sin necesidad de cortar el vello y, si bien son un verdadero festín de bacterias, difícilmente enfermarán a las personas.

La barba está expuesta a todos los ambientes por los que uno transita, recolectando diversas partículas de polvo y suciedad. Por esta razón, la higiene es la clave de una buena barba. No obstante, el gran contaminador de las barbas no es el ambiente, sino que las manos de la gente.  Cada vez que alguien con barba se lleva las manos al rostro, deposita en la barba sus bacterias ¿Acaso de echarías a la boca una mano sucia?

Según los expertos, una barba limpia no solo requiere de limpieza constante dentro de los hábitos de aseo diario, sino que también de lavarse las manos con frecuencia durante el día, una costumbre que todos deberíamos tener.

Si decides tener una barba, ten en claro que requiere un cuidado especial que no es complicado. Puedes lavarla con el mismo champú que usas para tu cabello o productos específicamente elaborados para la limpieza del vello facial.

Los hombres con barba tienen muchos beneficios, así que no está de más conocer los resultados de esta investigación. Una persona orgullosa de su frondosa barba, no quiere que esta sea el hogar de asquerosas bacterias.

Fuente: Batanga

1. Lo más importante es la higiene bucal. Además es más bonita y sana.

2. Cepíllate los dientes después de cada comida.

3. Que el cepillo tenga cerdas suaves, pásate hilo dental y enjuágate.

4. La pasta con flúor.

5. El colutorio también con flúor.

6. Cambia el cepillo cada 3 meses. Las cerdas pierden eficacia con el tiempo.

7. No fumes.

8. Controla el dulce.

9. Visita al dentista una vez al año.

10. Durante el embarazo existe mayor riesgo de caries.

Función de respiración: La boca participa activamente en la respiración y nos sirve tanto para tomar, como para eliminar el aire durante la respiración forzada. Incluso, ciertas personas la utilizan la boca para tomar y eliminar el aire en la respiración habitual: son los denominados respiradores bucales, los que muy frecuentemente presentan una obstrucción en la vía nasal y se acostumbran a respirar mayormente por la boca. La respiración bucal puede generar una alteración en el crecimiento y el desarrollo de los músculos de la cara, los huesos maxilares y la posición de los dientes.

Función digestiva: La boca es el primer órgano y el punto de inicio del aparato digestivo y gracias a ella, podemos: recibir, cortar, masticar, triturar, moler, digerir y tragar nuestros alimentos. Con una boca enferma, nos exponemos a un proceso digestivo y a una digestión deficientes.

Función sensorial y sensitiva: La boca también participa activamente en el proceso de la percepción del sabor y en el sentido del gusto, ya que está recubierta de las denominadas papilas gustativas (presentes en toda la mucosa que recubre la boca y sobre todo en la lengua). Estas son los receptores que nos permiten diferenciar y reconocer los sabores: ácido, amargo, dulce, agrio y salado. A la vez, una boca sana facilita nuestra relación con el mundo que nos rodea, ya que es uno de los elementos más útiles y especializados que tenemos en el cuerpo para percibir las propiedades de las cosas. Prueba de ello es que en los primeros años de nuestra vida, la utilizamos más que otros sentidos, para descubrir la consistencia y textura de las cosas. Haga el ejercicio de observar qué hace un niño pequeño y verá que se lleva los objetos desconocidos a la boca, mucho más que a los ojos u orejas. A la vez, si toma un grano de arena entre los dedos o si lo observa, podrá identificar sus propiedades de un modo mucho más limitado en comparación de tomarlo entre sus dientes. Otra demostración de alta sensibilidad y sensorialidad que caracteriza a la boca es la costumbre de los niños de chuparse el dedo, que incluso persiste en algunos jóvenes o adultos que mantienen el hábito de succión a lo largo de la vida (ya sea utilizando el dedo u otros objetos).

Función de protección: gracias a la mencionada avanzada propiedad que tiene la boca para percibir los sabores y las texturas de los alimentos y de las cosas, es que juega un rol crucial en nuestro sistema de defensa y en nuestra autoconservación. Por ejemplo, si recibimos un alimento extraño o en mal estado, nuestra boca nos avisa respecto al riesgo de ingerirlo y muy probablemente lo escupamos.

Función de comunicación: la boca además nos permite comunicarnos eifcientemente. Pues con ella no solo emitimos sonidos y practicamos el habla, sino que también realizamos distintos gestos, ademanes, silbidos, etc. con los que nos comunicamos con las demás personas. Es decir, participa a la vez en la comunicación verbal y en la comunicación no verbal (risa, sonrisa, muevas, etc.).

Función de autoestima: las características externas de la boca y la presentación de nuestros dientes forman parte de nuestra apariencia física. Por consiguiente, son muy importantes en la imagen que proyectamos a los demás y el tener una boca agradable favorece las relaciones humanas y eleva nuestra autoestima.

Una boca sana es el reflejo de un cuerpo sano y de una persona bien integrada en la sociedad. Por ello, le aconsejamos que cuide la salud de su boca y que visite al odontólogo por lo menos dos veces al año (cada 6 meses).

Fuente: odontomarketing.com

limpieza dental

Esta es la duda que les surge a muchas personas preocupadas por su salud dental. No hay una respuesta óptima, ya que tanto el cepillo de dientes manual como el cepillo eléctrico pueden ser igual de eficaces en la limpieza dental siempre y cuando se utilicen correctamente. Sin embargo, no todo el mundo sabe cómo usarlo, por eso el cepillo eléctrico se impone al manual por sus múltiples ventajas:

  • La velocidad de giro del cabezal hace que la limpieza dental se complete en menos tiempo que con el manual y más cómodamente.
  • Hay que apretar menos a la hora de eliminar la placa bacteriana.
  • Facilita que los niños cumplan con la obligación de lavarse los dientes, ya que lo consideran divertido y esto les motiva a ello.
  • Se ha demostrado que el cepillo eléctrico elimina más cantidad de placa que el manual.

 

Si se opta por utilizar el cepillo eléctrico conviene tener en cuenta una serie de factores:

  • Los cabezales deben cambiarse cada tres meses (igual que con el cepillo manual) para que mantengan su eficacia.
  • Los más aconsejables son aquellos que disponen de botón de parada y temporizador, que avisa cuando debe cambiarse a otro cuadrante de la dentadura.
  • Cuando hay enfermedad periodontal conviene no utilizarlo hasta que se haya resuelto el problema, ya que la fuerza rotatoria del cabezal puede hacer que se retraiga la encía.

cepillo o

Los expertos destacan la importancia de que las mujeres embarazadas revisen su salud bucodental, sobre todo durante el segundo trimestre del embarazo, ya que los principales problemas propios del embarazo, como las caries, la gingivitis, los cuadros infecciosos y la enfermedad de las encías, pueden afectar a la salud general de la madre y del feto. Por esta razón, los Colegios Provinciales de Dentistas y el Consejo General de Farmacéuticos se unen para la puesta en marcha, por segundo año consecutivo, de la campaña ‘Salud oral y embarazo’, avalada por el Consejo General de Dentistas de España. Diferentes estudios clínicos han demostrado una relación directa entre la enfermedad periodontal y los partos prematuros. Además, las náuseas y vómitos propios del primer trimestre de embarazo pueden producir erosión en el esmalte dental y, por tanto, un mayor riesgo de caries en la madre. Por ello, los profesionales recomiendan que las madres embarazadas se sometan a valoraciones clínicas concisas con el fin de determinar el estado de su salud dental durante la gestación y de recibir las recomendaciones adecuadas a cada caso para evitar problemas mayores tanto en las madres como en los bebés. Así, a través de la campaña se busca ofrecer a las mujeres embarazadas revisiones bucales gratuitas como vía de seguimiento, prevención e información para las mismas sobre el estado general de su salud oral y las medidas a tener en cuenta para evitar enfermedades que pueden suponer un grave riesgo para éstas y sus bebés. Para participar, se ha puesto en marcha una campaña que tiene como objetivo agrupar al mayor número de dentistas en torno a esta iniciativa.

Se debe concienciar la importancia de relacionar la medicina Deportiva con la salud bucal y para eso es necesario contar con un Odontólogo Deportivo que cumpla perfectamente con esa función, en todos los planteles competitivos, como también en delegaciones de selecciones nacionales y de clubes de la mayoría de los deportes actuales, en competiciones nacionales e internacionales.

Por mi propia experiencia, he visto el poco cuidado que el jugador tiene de su boca, ya que constantemente encontramos serios deterioros de las piezas dentarias y sólo consulta en casos agudos de dolor e inflamación sin trabajar en la prevención.

El Odontólogo Deportivo debe actuar en equipo con los otros profesionales de la salud, y ser permanente en el Cuerpo Médico, ya que es grande la tarea que se debe desarrollar dentro de un equipo. Al estar en contacto permanente, le hace tener más confianza al jugador para resolver sus lesiones bucales y conocer más detalladamente cada uno de los casos en particular.

Gracias a esto se ha disminuido notablemente las lesiones musculares en los jugadores profesionales debido a la solución inmediata de problemas dentales en el 70% de los jugadores, los que fueron evaluados y corregidos diariamente en los entrenamientos para poder lograr estos importantísimos beneficios para la institución y para los propios jugadores.

La odontología deportiva tiene dos funciones muy diferenciadas: la prevención de los daños y el tratamiento de las lesiones provocadas. Para evitar el desarrollo de heridas bucales, es importante realizar un examen clínico que permita evaluar la salud gingival, es decir, de las encías, y detectar la presencia de caries que requieran tratamiento.

Al conocer el estado de las encías, es posible prevenir la aparición de enfermedades peri dentales como la hemorragia, la gingivitis marginal crónica o la presencia de abscesos localizados. Por otra parte, a través del examen se puede establecer la presencia de mal posiciones dentarias y maloclusiones que pueden predisponer a sufrir lesiones. Pero si no se les da el cuidado adecuado, si existe alguna afección, los dientes presentan menos posibilidades de soportar un impacto.

La prevención temprana de padecimientos dentarios es fundamental para una preparación futura. Si bien es frecuente que los jugadores concurran al consultorio del cardiólogo, nutricionista o traumatólogo, el cuidado de la salud bucal en el ámbito deportivo suele quedar relegado y las visitas al odontólogo se producen, por lo general, en caso de presentarse una lesión específica o dolor agudo.

Un atleta con lesiones bucodentales tiene una mayor predisposición a tener lesiones músculo-tendinosas, principalmente desgarros musculares.

higiene-bucal