En la entrada de hoy desde Clínica dental Roberdent queremos daros unos consejos para poder evitar el sangrado de encías:

El cepillado no debe ser enérgico ya que podrías producir lesiones en una encía sensible. El cepillado debe durar al menos dos o tres minutos. Debe realizarse en todos los dientes y en todas sus caras, teniendo especial cuidado en las zonas donde el diente está en contacto con la encía.

Es importante mantener  una rutina a la hora de cepillarnos los dientes, empezando siempre por el mismo lado, recorriendo todos los dientes de la zona superior y después la inferior, por la cara interna, por la cara externa y por dónde masticamos, para no olvidarnos de ninguna zona. Debemos cepillarnos también la lengua ya que en ella se acumulan muchas bacterias que pueden afectar a la salud de nuestra boca.

No es necesario poner mucha pasta de dientes en el cepillo. Lo importante es el masaje de las encías y el proceso de eliminación de la placa bacteriana. No obstante la pasta de dientes contribuye a que el cepillado sea más agradable, aportando flúor que protege contra la caries.

Se debe usar la seda dental en los espacios entre un diente y otro, ya que la seda elimina restos y placa en una zona donde es más difícil conseguirlo sólo con el cepillo.

Existen en la actualidad una serie de aditamentos que nos facilitan la eliminación de la placa en las distintas zonas como son, los cepillos eléctricos, los cepillos interproximales, los limpiadores linguales y la cinta dental. Todos ellos ayudan a conseguir unas encías limpias, sanas y fuertes.

Desde Clínica Dental Luís Miguel Ruíz queremos contaros que es una limpieza dental y los beneficios que le proporcionará a vuestra salud bucodental.

La limpieza dental, o  profilaxis dental,  consiste en la eliminación de sarro dental, placa bacteriana y manchas superficiales mediante ultrasonidos. Este procedimiento ayudará a cuidar vuestra salud dental

Es uno de los procedimientos dentales claves para conservar la salud dental y mantener las encías libres de la enfermedad periodontal.

A la hora de realizar una limpieza dental, de manera óptima, se deben de seguir una serie de pasos:

  • Evaluación y diagnóstico de la salud bucodental.
  • Eliminación del sarro dental mediante ultrasonidos.
  • Pulido y remoción de manchas dentales con cepillos especializados y pastas abrasivas.
  • Aeropulidor para pulir las manchas más complicadas y mejorar la coloración.
  • Aplicación tópica de fluor para fortalecer el esmalte.
  • Repaso técnicas de cepillado con cepillos interproximales, seda, waterpik.

Ventajas de la limpieza dental

  • Ayuda a combatir la enfermedad periodontal
  • Previene enfermedades bucodentales.
  • No es agresivo para el paciente.
  • A pesar de los mitos de que las limpiezas eliminan el esmalte del diente, los ultrasonidos solo actúan sobre el sarro calcificado.

Ya os hemos dicho las ventajas que trae consigo realizarse una limpieza dental, ahora tú debes preguntarte si necesitas una y acudir a un especialista.

¡Pide cita en nuestra clínica!

8-5-14

Como bien decimos en Clínica dental Luís Miguel, tu sonrisa es tu mejor carta de presentación. Para tener una sonrisa perfecta lo más importante son unos dientes blancos.

 

A continuación os vamos a dar una serie de sencillos consejos para que podáis mantener vuestros dientes blancos y jóvenes.

 

1- Comer frutos

Comer frutos es algo ideal para salud bucal. Estos alimentos contienen un astringente que ayuda a remover marcas superficiales, mientras que su vitamina C elimina la placa. Además los frutos tienen una enzima, denominada ácido málico, que puede ayudar a blanquear los dientes. Lo ideal es masticar muy bien el fruto cuando lo consumimos, aunque también una buena opción es aplastar frutillas y cepillar los dientes con esta mezcla al menos una o dos veces a la semana.

2- Usar hilo dental

El uso diario de hilo dental es esencial para tener una boca sana. Aunque muchos no lo saben, el uso de hilo dental es incluso más importante que el cepillado, ya que permite eliminar fácilmente los restos de comida entre piezas dentales y deshacernos de ciertas marcas difíciles o imposibles de quitar con un simple cepillo.

3- Consumir frutas y vegetales

Las frutas y vegetales trabajan si fueran un cepillo de dientes: con sólo masticarlas correctamente podemos eliminar restos de alimentos y bacterias de nuestra boca. Además ayudan a deshacernos de marcas superficiales y  sus ácidos ayudan a mantener una dentadura más blanca.

4- Usar pajitas

Muchas de las bebidas que consumimos con frecuencia pueden provocar serios daños a nuestra dentadura: el café, el té, las gaseosas y el vino son bebidas de las más dañinas. Por eso es aconsejable utilizar una pajita para evitar la exposición a estos agentes. Obviamente en muchos casos esto no es una opción y es por eso que la clave es cepillarnos los dientes luego de ingerir este tipo de bebidas.

5- Reemplazar el cepillo regularmente

Muchas personas olvidan cambiar su cepillo y pasan meses sin reemplazarlo, pensando que su efectividad sigue intacta. Lo cierto es que el uso del cepillo no sólo afecta a sus cerdas, sino que además el uso prolongado de un mismo cepillo se traduce en la transferencia de bacteria a nuestra boca. Como recomiendan los odontólogos, lo ideal es cambiarlo cada 3 meses.

6- Evitar enjuagues bucales con alcohol

Por lo general los enjuagues bucales contienen alcohol. El uso de estos productos puede secar los tejidos de la boca, haciéndolos más susceptibles a la bacteria.

5-5-14