Mindfulness es una nueva técnica de meditación a la vez que se realiza el cepillado de los dientes. Esta técnica la utiliza una doctora australiana y está llegando actualmente a España. El Mindfulness sirve para reducir la tensión y el estrés, con lo cual nos ayuda a ser más productivos y sentirnos mejor. Millones de personas en todo el mundo practican algunas técnicas para mejorar su capacidad de atención y esto es lo llamado “mindfulness”.

Se han publicado muchos libros de meditación y muchas teorías, pero esta técnica austrialiana ha llegado a oídos hasta del periódico The New York Times, en el que se publicó la técnica de Fern White, para aprovechar el tiempo que utilizamos en cepillarnos los dientes todos los días. “Si lo hacemos con atención plena, podemos ‘cepillarnos el cerebro'”, asegura la doctora. Este simple ejercicio de cepillado da un respiro al cerebro, y hace que veamos el día de otra manera.

Los pasos recomendados por la doctora son los siguientes:

  1. Aplicar la pasta dentífrica en su cepillo.
  2. Comenzar a cepillarse, y respirar lentamente por la nariz, de forma tranquila.
  3. Relajar el cuello y la mandíbula.
  4. No agarrar el cepillo con mucha presión.
  5. Sentir entre las encías y los dientes las cerdas moviéndose.
  6. Saborear bien la pasta dentífrica.
  7. Respirar profundamente mientras se enjuaga.
  8. Observar sus dientes limpios.
  9. Sentir gratitud por su dentadura que es la que le permite masticar, sonreír, hablar.

 

 

La tumba de Edgard Randolph Parker, en Saratoga, California, podría pasar desapercibida. Su hija se aseguró de que no hubiera ninguna pista de que trataba de “Painless” (sin dolor) Parker, el dentista más famoso de Estados Unidos.

La insistencia de Parker sobre la necesidad de un cuidado dental de alta calidad y su talento para el espectáculo representaron un importante rol en este cambio, aunque hoy en día ya casi no lo recuerden.

El dentista viajero
Painless Parker
no era solo un apodo. En 1915 se cambió legalmente su nombre original a ese, para poder seguir practicando pues California insistía en que los dentistas trabajaran bajo su nombre legal.

A lo largo de su carrera, Parker tuvo decenas de consultorios, en lugares como Utah, California, Oregón, Nueva York, Idaho, Colorado y el estado de Washington, pero todo empezó en New Brunswick, su provincia natal en Canadá.

En esa época se favorecía lo que se conocía como la ruta “ética”, es decir que no salía a buscar pacientes. Pero revisarse los dientes no era algo usual para la mayoría de la gente y, con la competencia de otros odontólogos y el eterno factor del miedo al dolor, su silla pronto quedó vacía.

Desesperado, alquiló un cuarto en una ciudad cercana y salió a las calles. Armado con unajeringa cargada con cocaína aguada a la que llamaba “hidrocaína“, le hablaba a los transeúntes de la salud dental y les ofrecía un trato: extraerles dientes por sólo 50 centavos sin que sintieran dolor; si no quedaban satisfechos, les pagaría u$s5.

Como el narcótico funcionaba, pronto empezó a ganarse la vida como dentista viajero. Según un artículo publicado por BBC Mundo, a donde Parker llegaba, pedía una mecedora prestada para sus pacientes.

Unos años más tarde, se fue a vivir con su familia a Nueva York, donde volvió a pasar dificultades hasta que conoció a William Beebe, un ex empleado de Phineas Taylor Barnum, el empresario y artista circense estadounidense, recordado por sus engaños en el mundo del entretenimiento.

Juntos planearon algo insólito: publicitar con absoluto descaro a Parker y lo que podía hacer, y hacer giras con el espectáculo.

Odontología en un circo
En medio del bullicio de las calles, un músico o una banda tocaban para llamar la atención… y para disimular los gritos del paciente. Parker pronunciaba su bien practicado discurso yofrecía el tratamiento a quien lo deseara.

Pronto empezaron a llegar más y más clientes. Al ver cuán bien funcionaba el show, comisionó algo que se llamaba “Paris Trap“, una plataforma tirada por caballos con una silla de dentistería y empezó a mantener el cubo en el que ponía los dientes que extraía a la vista del público.

A pesar de que sin duda era un dentista experimentado, el hecho de que tuviera dotes teatrales hizo que siempre lo desestimaran calificándolo de curandero y charlatán.

Se la pasaba en disputas judiciales luchando contra los límites de la publicidad o por retos a su legitimidad o “ética”. Además, siempre mantuvo sus precios bajos para los clientes pobres, se enfrentaba a quienes cobraban mucho y contra los monopolios.

Tras la repentina muerte de Beebe, Parker se fue a vivir a California y consideró retirarse. Pero compró un consultorio en mal estado en Los Ángeles y poco después ya estaba construyendo más.

En la costa occidental de EE.UU. tampoco lo recibieron bien. Eventualmente estableció el Instituto de Economía Dental para entrenar a dentistas y enfrentar sus muchas batallas legales con la Asociación Dental del Estado de California.

También renunció a tener una oficina llena de “costosas alfombras y cuadros” para ofrecer nueva tecnología y darle a la gente enjuagues bucales, cepillos de dientes y pastas para cepillarse en casa.

En 1913, Parker compró un circo ambulante y se convirtió en su maestro de ceremonias. La idea era que quienes no eran pacientes podían ver a los elefantes y los actos mientras él sacaba dientes.

Trató a un hipopótamo
Mientras se expandía por California y el oeste de EE.UU. trató a un hipopótamo llamado Lucas, apareció en un parque de diversiones en Long Beach y se tomó fotos con celebridades.

Eventualmente, la preocupación por las bacterias y la esterilización llevó a Parker a abandonar sus demostraciones públicas al aire libre y empezó a presentar películas educativas sobre el cuidado bucal en su oficina. Los interesados eran invitados luego a pasar a su consultorio para un chequeo gratis.

En 1948, unos pocos años antes de que Parker muriera, Bob Hope representó a un dentista llamado Peter “Painless” Potter junto con Jane Russell en la película “Rostro pálido”, una comedia parcialmente basada en algunos incidentes de la vida de su vida. A Parker le fascinó la película… y la publicidad.

En la actualidad, Parker sigue siendo una estrella en el pequeño Museo Histórico Dental de la Universidad Temple, donde estudió, pero pocos lo recuerdan fuera de California.

No obstante, su oficina más grande, en la esquina de la calle 7 y Main en Los Ángeles, todavía es un consultorio de odontología. Y, como haciéndole honor a su gusto por la publicidad, hay una enorme anuncio con una cara sonriente en el techo.

Con sus dos entradas, nueve cuartos de tratamiento, un laboratorio lleno de moldes, rayos X, recepción, oficinas, salas de espera, ha cambiado poco desde que fue inaugurado en 1906.

Aunque tuvo otras en la ciudad, esta fue hecha a la medida para Parker como un lugar en el que se hacía de todo, señala en diálogo con BBC Mundo el doctor Jong M. Lee, actual dueño.

Lee se la compró a otro dentista pero dice que muchos de sus pacientes son familiares de los que fueron atendidos por Parker. Por eso, nunca ha tenido que hacer publicidad; solo puso el cartel en el techo en 2007 porque iban a hacerle unas mejoras al edificio.

El cartel con los brillantes dientes blancos y labios de rubí sugiere que uno llame o “sencillamente entre”.

A Painless Parker le habría gustado.

Empieza como un simple sangrado de encías (gingivitis) y, sin dolor ni más molestias, puede acabar convirtiéndose en una enfermedad periodontal avanzada (antes llamada piorrea), capaz de hacerte perder todas tus piezas dentales. Lo que no se conoce tanto es que la enfermedad de las encías está relacionada con muchas otras patologías inflamatorias. “Tratar la inflamación puede ayudar a controlar la enfermedad periodontal y a prevenir otras, incluso graves”, explica el dr. Carlos de los Santos, médico estomatólogo y director médico del Espacio de Salud DKV Madrid.e Descubre algunas de ellas.

file3691233875457

Arterias y corazón

Cuando Olga, de 56 años, acudió al dentista por una enfermedad periodontal que estaba a punto de hacerle perder varias piezas dentales, este le preguntó por su tensión arterial y algunos resultados de la última analítica que le habían hecho. Las respuestas confirmaron sus sospechas: Olga tenía un alto riesgo cardiovascular.  “Los dentistas sabemos que las personas con enfermedad periodontal avanzada tienen mayor riesgo coronario que las que tienen encías sanas”, explica el dr. De los Santos. Por eso, además de tratar el problema de las encías (que puede o no requerir la extracción de piezas dentales), los dentistas aconsejan a esos pacientes que acudan al cardiólogo para que estudie el caso y decida el tratamiento a seguir.

Diabetes

Un mal control de los niveles de azúcar aumenta el riesgo de enfermedad periodontal y, a la vez, este problema hace más difícil controlar los niveles de azúcar. ¿El consejo para los diabéticos? “Que, por un lado, eviten el deterioro de las encías manteniendo un riguroso control de los niveles de azúcar y, por otro, se cepillen bien los dientes, utilicen la seda dental después de cada comida y se revisen al menos una vez al año”, explica el especialista.

Boca seca

Del 0,5 al 3% de los españoles padecen síndrome de Sjögren, una enfermedad en la que las defensas atacan las glándulas productoras de humedad (saliva, lágrimas, sudor…). “Como la saliva protege a dientes y encías frente a las bacterias causantes de gingivitis y caries, las personas con boca seca tenemos un mayor riesgo de problemas dentales, incluida la enfermedad periodontal, razón por la cual tenemos que acudir muy a menudo al dentista”, cuenta Rocío Gómez, de 48 años y que lleva más de una década batallando con esta enfermedad. Otras causas que pueden provocar boca seca están en el botiquín: antihistamínicos, descongestionantes, analgésicos y antidepresivos son algunos de los medicamentos que pueden estar detrás del problema.

Estrés

“Los dentistas tenemos un indicador de estrés muy claro: el bruxismo”, explica el odontólogo. Además, de que ese continuo chirriar de dientes deteriora las piezas dentales, el propio estrés supone un riesgo en sí mismo. “La razón son los altos niveles de la hormona cortisol que producimos en situaciones de estrés: poseen un efecto inflamatorio en las encías y otros tejidos”, concluye el experto. Además de ese efecto, hay estudios que revelan que más del 50% de las personas con estrés descuidan su boca y no se cepillan ni utilizan la seda dental debidamente.

Osteoporosis

“Muchas mujeres olvidan que esta enfermedad afecta a todos los huesos del organismo, incluidos los maxilares, lo cual puede dar lugar a pérdida de piezas dentales. De hecho, no es infrecuente detectar problemas de densidad ósea en la consulta”, explica el dr. De los Santos. Y mucho cuidado: un tipo de medicamento usado contra la osteoporosis (los bisfosfonatos) aumenta el riesgo de muerte del hueso de los maxilares si, mientras se consume, se realizan intervenciones sobre ellos (extracciones, implantes…). Fumar y el exceso de alcohol son otros factores asociados al estrés que afectan muy negativamente a la salud dental.

Problemas hematológicos

“Cuando vi a Begoña, de 30 años, pensé enseguida en una anemia: sus encías tenían un tono pálido y sangraban con facilidad. Además, tenía la lengua hinchada y suave (lo que se conoce como glositis). Le expliqué que aquellos eran síntomas de anemia y que debía acudir al médico cuanto antes”, recuerda el estomatólogo.

En la anemia, el organismo tiene déficit de glóbulos rojos o bien los glóbulos rojos no contienen suficiente hemoglobina, proteína encargada de transportar el oxígeno a los tejidos de todo el organismo. Pero existen otras enfermedades hematológicas no tan comunes (leucemia, linfomas, agranulocitosis…) que también tienen manifestaciones a nivel bucal y de las encías que el dentista puede reconocer.

Bulimia

“Recuerdo perfectamente el caso de Diana, una chica de 21 años, con todo el esmalte de los dientes erosionado. Diana me explicó que había padecido bulimia y que acudir el dentista era parte de su programa de rehabilitación”, rememora el dr. Carlos de los Santos.

La bulimia es un trastorno de comportamiento alimentario que se caracteriza por darse atracones de comida seguidos de episodios en los que el enfermo se provoca el vómito. “Los vómitos continuos acaban erosionando el esmalte dental y provocan inflamación en la boca, la garganta y las glándulas salivares, además de mal aliento”, señala el especialista.

Bulimia, anorexia y otros trastornos de este tipo provocan deficiencias nutricionales capaces de afectar tanto a la salud dental como a la general y, si no se tratan, poner en riesgo la vida.

Enfermedad renal

Suena extraño, pero haber perdido piezas dentales aumenta el riesgo de desarrollar problemas renales en personas adultas. “Cómo está relacionada la pérdida de piezas dentales con la enfermedad renal es algo que no está del todo aclarado, pero se cree que tiene que ver de nuevo con la inflamación crónica”, explica el doctor Carlos de los Santos. “Cuidar la salud dental y de las encías ayuda a reducir el riesgo de desarrollar problemas de riñón”, añade.

Parto prematuro

Si estás embarazada y tienes enfermedad de las encías, tienes mayor riesgo de dar a luz prematuramente o de tener un bebé con bajo peso. Tampoco en este caso se sabe exactamente cómo se relacionan ambos problemas, aunque se cita una vez más la inflamación crónica o posibles infecciones bucales como el motivo. En casos en los que no existen infecciones ni enfermedad periodontal, el problema puede estar relacionado con cambios hormonales típicos del embarazo. El consejo del experto: “Hablar con el obstetra, ginecólogo o dentista para saber cómo protegerse y proteger al bebé de este riesgo”.

¿Cómo son unas encías sanas?

Su aspecto es rosado y firme, no rojizo ni inflamado. Los dientes se ven brillantes y lisos, y aparecen firmemente adheridos a ellas. Mantener las encías con ese aspecto saludable exige una buena higiene oral: cepillarse los dientes al menos dos veces al día, utilizar el hilo dental una vez al día, acudir al dentista con regularidad y no fumar.

En cuanto al empleo de enjuagues bucales, el doctor De los Santos recomienda utilizarlos siempre bajo supervisión médica. “Con una patología gingival, tu odontólogo te dirá cuál y por cuánto tiempo lo debes utilizar”, explica este experto.

Fuente: www.mujerhoy.com

1. Lo más importante es la higiene bucal. Además es más bonita y sana.

2. Cepíllate los dientes después de cada comida.

3. Que el cepillo tenga cerdas suaves, pásate hilo dental y enjuágate.

4. La pasta con flúor.

5. El colutorio también con flúor.

6. Cambia el cepillo cada 3 meses. Las cerdas pierden eficacia con el tiempo.

7. No fumes.

8. Controla el dulce.

9. Visita al dentista una vez al año.

10. Durante el embarazo existe mayor riesgo de caries.

Los pacientes acuden a las clínicas cuando ya hay dolor, lo que complica y encarece las intervenciones Se reducen las ortodoncias y los tratamientos estéticos de blanqueamiento

Con la crisis económica los dentistas vieron cómo el número de personas que acudían a la consulta se reducía progresivamente. Los granadinos, asfixiados económicamente, empezaron a prescindir de sus revisiones y limpiezas con unas consecuencias que ahora, siete años después, empiezan a notarse. Según explica el presidente del Colegio de Dentistas, Javier Fernández Parra, los pacientes acuden cuando los tratamientos son más difíciles y dolorosos lo que complica y aumenta el coste de las intervenciones.

“Los pacientes realizan su visita cuando ya hay molestias. Como consecuencia hay más extracciones y prótesis removibles que provocan un incremento del precio del tratamiento”, detalla Fernández Parra para quien una buena salud bucodental se consigue con revisiones periódicas.

Por otra parte, se han reducido considerablemente los tratamientos estéticos, como los blanqueamientos o las ortodoncias. Un hecho que también redunda en la salud de la boca, ya que las ortodoncias no solo se realizan por un carácter estético, sino que, a juicio de Fernández Parra “hay muchos casos en que supone un problema funcional grave”. En este sentido, el presidente del Colegio muestra una mayor preocupación cuando los afectados son niños cuyos padres no pueden pagar los tratamientos.

Para contrarrestar los efectos de la crisis en la salud bucodental, el Colegio de Dentistas colabora junto con la UGR, el Ayuntamiento de Granada, la Junta de Andalucía y el CICODE en el plan de atención bucodental a sectores desfavorecidos. El problema es que este sector es cada día mayor debido a la alta tasa de paro y además, acaba afectando de manera directa a los propios dentistas que ven como se reducen el número de consultas diarias.

Desde el Colegio de Dentistas lo tienen claro. Cada familia debe buscar la mejor fórmula para poder acceder a los tratamientos. Fernández Parra, incluso, explica que el Colegio ha propuesto siempre que los dentistas entren en la Seguridad Social, sin embargo nunca ha sido aprobado. Eso sí, lo que nunca se debe hacer, según Fernández Parra es dejarse llevar por ofertas engañosas.

odolntolog_a_conservadora-376x160_converted

El presidente del Colegio de Dentistas hace alusión a la aparición extensiva de clínicas que combinan el marketing con los servicios dentales. Se trata de espacios que captan a los clientes mediante publicidad con grandes ofertas que se convierten, antes o después, en un engaño.

Aunque desde el Colegio de Dentistas no se duda de los profesionales que en ellas trabajan, si se cuestionan esta fórmula de negocio que trata un asunto médico con escasa seriedad. “Conozco casos de personas que han acudido a una clínica con un cupón de limpieza gratis. Una vez allí, se les ha intentado hacer todo tipo de pruebas que sí son de pago”, relata Fernández Parra explicando el mejor de los casos. A otras personas, directamente, las invitan tras la primera consulta al despacho del comercial. Una vez allí, este profesional de las ventas y no de la salud, se encarga de programar un auténtico programa de intervenciones para este paciente que, finalmente, se va de la clínica con un préstamo imposible de pagar.

Otra de las prácticas de estos establecimientos es cobrar por pasos las intervenciones. Un hecho todavía más ilógico si se tiene en cuenta que si te operan en una muela, lo lógico es que el precio cubra la totalidad de la intervención. “En la publicidad ponen un precio muy bajo, por ejemplo, de los implantes pero este folleto siempre lleva un asterisco que dirige a frases ilegibles donde se produce el engaño. A ese precio hay que incluirle otros costes que van añadiendo después”, remarca.

En este sentido, desde el Colegio de Dentistas realizan varias recomendaciones para no equivocarse de clínica. En primer lugar, según relata Fernández Parra, hay que cerciorarse de que el diagnóstico lo hace un profesional de la Odontología que explique los tratamientos de una forma comprensiva y proponga, si las hay, alternativas. Además, debe relatar cada una de las contraindicaciones y ventajas que tiene dicho tratamiento sin que sea conveniente, en ningún caso, la intervención de un comercial. Por último, el paciente debe saber que tiene derecho a recibir una segunda opinión que no debe incomodar a su dentista.

Sobre esto, cabe resaltar los problemas que entrañan algunas clínicas que cuentan con profesionales que cambian con frecuencia. “Cada día que vas te trata una persona diferente, tanto si te gusta como si no. No hay un trato personal y de confianza pese a que esta relación resulta imprescindible a la hora de hacer las intervenciones”.

Fuente: granadahoy.com

Una clínica aplica un método para atender a personas que tienen pánico al odontólogo. Su filosofía es “no estás aquí para sufrir”.

El 70% de los pacientes que llega a una clínica dental le tiene pánico al odontólogo.  La dentista Marta Alonso asegura a El Faro que “la implicación del paciente en el tratamiento es la mejor forma de que supere su fobia”. Explica que en la nueva clínica dental ‘I+Dental’ se aplica un tratamiento especial a las personas que sienten miedo y acaban teniendo pánico a este tipo de centros. La filosofía de esta clínica es: “No vas a pasarlo mal. No estás aquí para sufrir”.

Alonso indica que ante un caso de un paciente con miedo al dentista se ponen en marcha varias técnicas con el objetivo de que su nivel de ansiedad disminuya poco a poco. Asegura que lo primero que se hace en ‘I+Dental’ es hablar de todos y cada uno de los pasos que se van a dar en el tratamiento. El paciente es consciente del proceso y se acaba implicando en la toma de decisiones, en la rapidez con la que se desarrolla y en el ritmo de trabajo del dentista. Alonso afirma que esta persona puede parar cuando quiera el trabajo del odontólogo. Así, resalta que cuando el paciente coge el control de su tratamiento, su nivel de miedo baja de forma inmediata.

El objetivo de los profesionales de esta clínica es hacer sentir seguro al paciente y que su tratamiento dental no sea una mala experiencia. Por ello, se habla con calma y dando todos los detalles del proceso. Además, se proyectan imágenes y fotografías para que sea consciente de la evolución.
Por si este método de participación activa del paciente fuera poco, también se cuenta en ‘I+Dental’ con música de relajación y un sillón que se adapta perfectamente a la forma del cuerpo de la persona que está en tratamiento, de manera que no se siente incómodo mientras actúa el dentista. El confort del paciente es el objetivo principal de esta clínica.

dentista
Por otro lado, Alonso explica que las personas que tienen miedo al dentista son aquellas que llegan a la consulta con más dolor. El problema más habitual y por el que recurren a las clínicas dentales la mayor parte de los melillenses son las caries.

La dentista de ‘I+Dental’ explica que los pacientes esperan mucho tiempo para hacerse una revisión de su boca y eso implica que las caries son detectadas cuando ya producen un fuerte dolor. Alonso recomienda visitar al odontólogo al menos una vez al año, aunque sería muy beneficioso para el ciudadano acudir cada seis meses.

También indica la importancia de que los niños vayan al dentista desde que son muy pequeños. El hecho de que tengan dientes de leche no implica que no necesiten un tratamiento, asevera.
Pero Alonso asegura que no sólo se trata de evitar que los pequeños tengan caries, sino de enseñarles  que el odontólogo es un médico que les va a ayudar y por lo tanto no hay que tenerle miedo. Explica que si un niño escucha los sonidos de las máquinas de la clínica dental y sabe que tiene que sentarse en un sillón, se acostumbra y ya no le resulta extraño acudir a la consulta cuando sienta un fuerte dolor o quiera ponerse una ortodoncia.

Fuente: http://elfarodigital.es/melilla/sanidad/150192-la-implicacion-del-paciente-es-la-mejor-forma-de-que-supere-su-miedo-al-dentista.html#

Diferentes estudios han demostrado una relación directa entre las enfermedades periodontales y el aumento del riesgo de complicaciones asociadas a la diabetes. Así que en el manejo de la diabetes, el cuidado de la salud bucal y periodontal también debe ser parte integrante. “La activación del sistema inmune participa activamente en el origen de la diabetes y sus complicaciones, y también como factor causante de las enfermedades periodontales”, explica el consultor jefe de Endocrinología y Nutrición de la Fundación Jiménez Díaz, el doctor José Luis Herrera Pombo. Esta base común es la que justifica que “en las personas con diabetes exista una relación entre la gravedad de la periodontitis y las complicaciones de la diabetes”. Existe relación entre la gravedad de la periodontitis y las complicaciones de la diabetes. Del mismo modo se explica la relación entre la diabetes y el aumento del riesgo de sufrir periodontitis, es decir una inflamación de la encía acompañada de afectación y destrucción de otros tejidos del periodonto, como el hueso que sujeta los dientes; de hecho la posibilidad de padecer periodontitis se triplica en las personas con diabetes. Concretamente, las investigaciones realizadas sugieren que la diabetes provoca una respuesta inflamatoria excesiva frente a las bacterias presentes en la encía, y también altera la capacidad de resolución de la inflamación y la capacidad de reparación posterior, lo que acelera la destrucción de los tejidos de soporte de las encías. Por su parte, la inflamación crónica provocada por la periodontitis puede iniciar o aumentar la resistencia a la insulina de una manera similar a como lo hace la obesidad. A juicio de este experto, vocal de la Fundación de la Sociedad Española de la Diabetes, “hechos tales como que los adultos diabéticos tengan una mayor prevalencia y más gravedad de enfermedades periodontales que los no diabéticos invitan a un cambio de papel del odontólogo en el abordaje de la diabetes”; por tanto, se hace necesario “entrenar a los profesionales de la salud e informar a los pacientes sobre los beneficios de la buena salud bucodental en relación con su diabetes”. Revisar las encías de manera regular podría ayudar a detectar precozmente diabetes En opinión del presidente de la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA), el doctor David Herrera, “la revisión de manera regular de la salud de las encías podría ayudar a detectar precozmente diabetes y también a mejorar el control de ésta en los que ya tienen una diabetes diagnosticada”. Por este motivo, recomienda que se favorezca el acceso de los pacientes con diabetes al odontólogo, con un mínimo de una consulta anual”. Esto lleva a pensar que la detección precoz de la diabetes puede pasar por la consulta del odontólogo, aunque para llevarlo a cabo son necesarias sencillas estrategias que combinen encuestas de riesgo, evaluaciones periodontales y la realización de fáciles determinaciones analíticas. Asimismo, los expertos recomiendan integrar al odontólogo en el equipo diabetológico, apoyar programas de prevención de enfermedades periodontales en los niños con diabetes e insistir en el cumplimiento del programa antitabáquico en los diabéticos. Precisamente, esta vinculación ha motivado que la Sociedad Española de Periodoncia y la Sociedad Española de Diabetes hayan unido sus fuerzas, estableciendo unas recomendaciones básicas en este ámbito para pacientes, dentistas y otros profesionales de la salud.

http://www.20minutos.es/noticia/1993058/0/diabetes/salud-dental-encias/dentista/#xtor=AD-15&xts=467263

Todos sabemos que en ocasiones resulta difícil que los niños se laven los dientes al menos tres veces al día, sobre todo en verano con las vacaciones y las salidas de casa se suele descuidar bastante el higiene bucodental.

Es por ello que desde la Clínica Dental Luis Miguel animamos a todas las madres y padres a que se preocupen de que sus hijos lleven una higiene dental adecuada para evitar posibles problemas en el futuro y llevar a sus hijos, mínimo una vez al año a hacer una revisión a su dentista.

Si estás de vacaciones o pasáis el día en la playa, en la montaña, de excursión etc., no te preocupes, existen cepillos de dientes de viaje que a los más pequeños les encantan, aquí te dejamos un par de ejemplos y lo dicho, la higiene bucodental es muy importante, también en los más pequeños.

Cuidados 1 (1) Cuidados 1 (3)

No hay nada que estropee más un rostro bonito que una sonrisa amarillenta.

La lista de productos que amarillean los dientes es variada: café, té, vino tinto, la salsa de soja… No obstante, hoy os traemos una serie de alimentos que producen el efecto contrario, es decir, que te ayudarán a conservar una sonrisa blanca y deslumbrante.

  • Consumir fresas además de ser un deleite puede resultar muy benéfico para blanquear los dientes, pues contiene ácido málico que además de blanquear, ayuda a eliminar bacterias y por lo tanto, a mantener una buena higiene bucal.
  • Zanahoria, apio, rábano… Los vegetales crujientes te ayudan a retirar los restos de comida que después acaban produciendo manchas en la superficie. Además son ricos en vitamina C, que cuida las encías y ayuda a combatir la gingivitis.
  • Comer manzanas es algo muy parecido a utilizar el cepillo de dientes ya que combate la placa y pule incluso a las encías.
  • Productos lácteos. El queso tiene un enorme contenido de calcio y fósforo por lo que neutraliza el ácido y repone minerales del esmalte. La leche y el yogurt limpian y cuidan las encías gracias a sus altos índices de ácido láctico.

Las frutas cítricas como el limón y la naranja, contienen buenas cantidades de vitamina C que aumenta la producción de la saliva y favorece con ella el blanqueamiento y la limpieza dental. Estos alimentos tienen una ventaja excepcional, pues proporcionan blancura y brillo a los dientes. Sin embargo, se debe tener mucho cuidado, pues también pueden ser perjudiciales si se abusa de ellos.

ALIMENTOS QUE BLANQUEAN TUS DIENTES

El objetivo del blanqueamiento dental es eliminar las manchas externas de los dientes causadas por la acción del tabaco y los pigmentos contenidos en los alimentos y bebidas. Si no realizas una buena higiene dental correarás el riesgo de perder tu blanca y deslumbrante sonrisa.

En el esmalte de los hay millones de poros microscópicos que, con el tiempo, permiten el paso de compuestos orgánicos de modo que penetran en la dentina y provocan el proceso de decoloración.

Una limpieza de boca periódica (cada seis meses) y el uso habitual de pasta de dientes blanqueadora podría mantener la coloración natural de los dientes. Si no haces esto, las manchas se harán persistentes y cada vez más oscuras, siendo en tal caso el blanqueamiento dental o la colocación de carillas y fundas las únicas posibilidades de recuperar el color natural.

El tratamiento para el blanqueamiento dental se basa en el uso de los llamados agentes blanqueadores, generalmente peróxido de carbamida y peróxido de hidrógeno, presentes en el gel de aplicación a diferentes concentraciones. Estos geles actúan haciendo que el oxígeno penetre a través de los poros del esmalte y llegue a la dentina, provocando la descomposición de los compuestos orgánicos atrapados en ella en pequeñas partículas que reflejan mejor la luz y, como consecuencia, aclaran el color de los dientes. El hecho de que estos agentes blanqueadores penetren en la dentina puede ocasionar un aumento de la sensibilidad al frío de los dientes en tanto dura el tratamiento.

como funciona el blanqueamiento

Cualquier tratamiento de blanqueamiento dental se realiza mediante la colocación del gel blanqueador en una férula que luego se inserta en la arcada dental, donde debe permanecer de una a dos horas diarias durante al menos dos semanas.

En la actualidad en la consulta del odontólogo se utiliza una técnica de blanqueamiento dental basada en geles de peróxido de hidrógeno cuya actividad se acelera mediante la exposición a una luz intensa (LED, arco de plasma o halógena). Es lo que se denomina blanqueamiento dental por fotoactivación y reduce considerablemente el tiempo en que los dientes deben exponerse al gel blanqueador. Sin embargo, para su aplicación es esencial proteger previamente a las mucosas de la boca del contacto con el peróxido de hidrógeno. Asimismo, tanto el odontólogo como el paciente deben protegerse los ojos con gafas mientras dura el tratamiento.

Este tipo de tratamiento se puede complementar con otro que se realiza en casa por el método antes descrito. El blanqueamiento dental fotoactivado mantiene su actividad incluso después de haberse aplicado, razón por la que siempre se recomienda al paciente que evite ingerir alimentos o bebidas con gran concentración de pigmentos o colorantes durante las 24 horas siguientes y que no fumen al menos en ocho horas.