Cada vez es mayor el número de evidencias que relacionan las enfermedades bucodentales, caso de la periodontitis o ‘enfermedad de las encías’, con las patologías cardiovasculares. Por ejemplo, ya se sabe que la bacteria ‘Porphyromonas gingivalis’, además de causar directamente la enfermedad periodontal, altera la expresión génica de las proteínas implicadas en la activación de la inflamación y, por tanto, en el desarrollo de la aterosclerosis. Tal es así que, de manera similar a como ocurre con la diabetes, la consulta del dentista se presenta como un lugar idóneo para promover la salud cardiovascular e, incluso, para detectar a las personas en riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular o que, sin saberlo, ya la padecen. Por ello, la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA) y la Sociedad Española de Cardiología (SEC) han puesto en marcha, con la participación de la Fundación SEPA de Periodoncia e Implantes Dentales, la Fundación Dental Española (FDE) y la Fundación Española del Corazón (FEC), un curso online para formar a los dentistas de todo el país sobre cómo promover la salud cardiovascular en la consulta dental. Una iniciativa pionera no solo en España, sino en toda Europa.

Como explica Blas Noguerol, patrono de la Fundación SEPA, «en una clínica dental media se podría detectar al menos un paciente diabético no diagnosticado al año y entre dos y cuatro prediabéticos. Además, se podrían detectar unos tres pacientes hipertensos no diagnosticados o inadecuadamente controlados. Esto refleja el papel del dentista como agente clave en la detección del riesgo cardiovascular».

No en vano, como recuerda Manuel Anguita, presidente de la SEC, «la consulta dental no deja de ser, salvando las diferencias, una especie de servicio de Atención Primaria de Salud, al que acuden personas sanas con problemas bucodentales y también otras que, muchas veces sin saberlo, presentan alteraciones de salud que van más allá de la cavidad oral. De hecho, los dentistas pueden jugar un papel similar al que tienen los médicos generales en lo que respecta a la labor de prevención y detección de enfermedades».

Salud cardiovascular

El curso, enmarcado en el proyecto ‘MimoCardio-Cuida tus Encías’ de SEPA y la SEC para mejorar y potenciar la comunicación entre los médicos y los dentistas con objeto de sensibilizar a la población en la promoción de la salud bucodental y general, muy especialmente cardiovascular, cuenta con la colaboración de VITIS y Perio AID y será, al menos en su primera edición –ya hay cuatro programadas para 2018 y cinco para 2019–, totalmente gratuito.

Concretamente, el objetivo es que, como mínimo, hasta un 20% de los más de 36.000 dentistas colegiados que ejercen en nuestro país hayan realizado el curso en 2020. Y para ello, la iniciativa será canalizada por el Consejo General de Dentistas de España y sus 52 colegios profesionales.

Cuando el dentista realiza un tratamiento periodontal está reduciendo simultáneamente el riesgo cardiovascular del paciente

Como destaca Adrián Guerrero, presidente de SEPA, “con esta iniciativa no solo se pretende proveer a los profesionales de la Odontología de una información básica para que puedan atender correctamente las particularidades y demandas especiales que pueden tener los pacientes con enfermedad cardiovascular que acuden a la consulta dental, sino que, aún más importante, se ofrece a dentistas conocimientos y herramientas para que puedan detectar precozmente factores de riesgo cardiovascular y promover hábitos de vida saludables. No cabe duda de que la clínica dental es un espacio de salud ideal para activar acciones de prevención primaria, tanto en el ámbito dental y periodontal como en el de la salud general”.

Es más; los organizadores también prevén que el curso se amplíe en el futuro a los cardiólogos, en este caso incidiendo en conocimientos esenciales sobre enfermedad periodontal y su posible impacto en la aparición, desarrollo y complicación de algunos eventos cardiovasculares.

Más allá del cuidado bucodental

Las personas con una mala salud bucodental tienen un mayor riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular, hasta el punto de que padecer enfermedades en las encías aumenta en un 25-50% las probabilidades de desarrollar una patología cardiovascular y, por ende, de padecer un infarto o un ictus.

Como concluye Adrián Guerrero, «la periodontitis es un factor de riesgo para desarrollar enfermedades cardiovasculares. Por ello, cuando el dentista realiza un tratamiento periodontal está reduciendo simultáneamente el riesgo cardiovascular. Y si a esto le sumamos la labor que podemos jugar en la promoción de hábitos de vida saludable y la eliminación de hábitos nocivos, caso del tabaquismo, el impacto sobre la salud periodontal, cardiovascular y general es muy relevante».

 

Fuente: https://www.abc.es/salud/sepa/abci-dentistas-colaboraran-promocion-y-cuidado-salud-cardiovascular-201803020930_noticia.html

woman-674977_1280

Nos cepillamos bien los dientes, utilizamos dentífricos anti caries, blanqueantes, pero… ¿Acaso cuidamos nuestra alimentación para prevenir la aparición de enfermedades bucodentales? A continuación te dejamos algunos de los alimentos que son perjudiciales para nuestros dientes:

  1. Cítricos: las naranjas, los limones, y sus zumos, contienen un alto nivel de ácidos, los cuales pueden desgastar el esmalte, y hacer que los dientes sean más vulnerables a la aparición de caries y a la hipersensibilidad dental.
  2. Café y Té: normalmente añadimos azúcar a este tipo de bebidas, por lo que aumentan las posibilidades de padecer caries. Además, manchan los dientes, y si llevan cafeína aumentan el estrés, lo cual puede producir enfermedades periodontales de las encías.
  3. Vino: especialmente el vino tinto, ya que contiene “taninos”, sustancia que provoca sequedad y mancha los dientes.
  4. Caramelos y gominolas: este tipo de dulces los mantenemos durante un tiempo en nuestra boca, hasta que se disuelven o los ingerimos. Por ello, el tiempo que el azúcar que contienen está en contacto con nuestros dientes es mayor, lo que supone un alto riesgo de padecer caries.
  5. Patatas fritas, pan y pasta: estos tres alimentos contienen almidón, sustancia que se adhiere con facilidad al diente y que favorece la formación de placa dental.
  6. Refrescos: Además de azúcar contienen ácido fosfórico que ataca al esmalte y al calcio de los dientes, lo cual hace que los dientes se vuelvan frágiles.
  7. Bebidas energéticas: su altísimo contenido en azúcar y en ácidos desgastan mucho el esmalte dental.

Así que ya sabéis, si queréis tener una boca sana… ¡también hay que cuidar lo que comemos y bebemos!

Empieza como un simple sangrado de encías (gingivitis) y, sin dolor ni más molestias, puede acabar convirtiéndose en una enfermedad periodontal avanzada (antes llamada piorrea), capaz de hacerte perder todas tus piezas dentales. Lo que no se conoce tanto es que la enfermedad de las encías está relacionada con muchas otras patologías inflamatorias. “Tratar la inflamación puede ayudar a controlar la enfermedad periodontal y a prevenir otras, incluso graves”, explica el dr. Carlos de los Santos, médico estomatólogo y director médico del Espacio de Salud DKV Madrid.e Descubre algunas de ellas.

file3691233875457

Arterias y corazón

Cuando Olga, de 56 años, acudió al dentista por una enfermedad periodontal que estaba a punto de hacerle perder varias piezas dentales, este le preguntó por su tensión arterial y algunos resultados de la última analítica que le habían hecho. Las respuestas confirmaron sus sospechas: Olga tenía un alto riesgo cardiovascular.  “Los dentistas sabemos que las personas con enfermedad periodontal avanzada tienen mayor riesgo coronario que las que tienen encías sanas”, explica el dr. De los Santos. Por eso, además de tratar el problema de las encías (que puede o no requerir la extracción de piezas dentales), los dentistas aconsejan a esos pacientes que acudan al cardiólogo para que estudie el caso y decida el tratamiento a seguir.

Diabetes

Un mal control de los niveles de azúcar aumenta el riesgo de enfermedad periodontal y, a la vez, este problema hace más difícil controlar los niveles de azúcar. ¿El consejo para los diabéticos? “Que, por un lado, eviten el deterioro de las encías manteniendo un riguroso control de los niveles de azúcar y, por otro, se cepillen bien los dientes, utilicen la seda dental después de cada comida y se revisen al menos una vez al año”, explica el especialista.

Boca seca

Del 0,5 al 3% de los españoles padecen síndrome de Sjögren, una enfermedad en la que las defensas atacan las glándulas productoras de humedad (saliva, lágrimas, sudor…). “Como la saliva protege a dientes y encías frente a las bacterias causantes de gingivitis y caries, las personas con boca seca tenemos un mayor riesgo de problemas dentales, incluida la enfermedad periodontal, razón por la cual tenemos que acudir muy a menudo al dentista”, cuenta Rocío Gómez, de 48 años y que lleva más de una década batallando con esta enfermedad. Otras causas que pueden provocar boca seca están en el botiquín: antihistamínicos, descongestionantes, analgésicos y antidepresivos son algunos de los medicamentos que pueden estar detrás del problema.

Estrés

“Los dentistas tenemos un indicador de estrés muy claro: el bruxismo”, explica el odontólogo. Además, de que ese continuo chirriar de dientes deteriora las piezas dentales, el propio estrés supone un riesgo en sí mismo. “La razón son los altos niveles de la hormona cortisol que producimos en situaciones de estrés: poseen un efecto inflamatorio en las encías y otros tejidos”, concluye el experto. Además de ese efecto, hay estudios que revelan que más del 50% de las personas con estrés descuidan su boca y no se cepillan ni utilizan la seda dental debidamente.

Osteoporosis

“Muchas mujeres olvidan que esta enfermedad afecta a todos los huesos del organismo, incluidos los maxilares, lo cual puede dar lugar a pérdida de piezas dentales. De hecho, no es infrecuente detectar problemas de densidad ósea en la consulta”, explica el dr. De los Santos. Y mucho cuidado: un tipo de medicamento usado contra la osteoporosis (los bisfosfonatos) aumenta el riesgo de muerte del hueso de los maxilares si, mientras se consume, se realizan intervenciones sobre ellos (extracciones, implantes…). Fumar y el exceso de alcohol son otros factores asociados al estrés que afectan muy negativamente a la salud dental.

Problemas hematológicos

“Cuando vi a Begoña, de 30 años, pensé enseguida en una anemia: sus encías tenían un tono pálido y sangraban con facilidad. Además, tenía la lengua hinchada y suave (lo que se conoce como glositis). Le expliqué que aquellos eran síntomas de anemia y que debía acudir al médico cuanto antes”, recuerda el estomatólogo.

En la anemia, el organismo tiene déficit de glóbulos rojos o bien los glóbulos rojos no contienen suficiente hemoglobina, proteína encargada de transportar el oxígeno a los tejidos de todo el organismo. Pero existen otras enfermedades hematológicas no tan comunes (leucemia, linfomas, agranulocitosis…) que también tienen manifestaciones a nivel bucal y de las encías que el dentista puede reconocer.

Bulimia

“Recuerdo perfectamente el caso de Diana, una chica de 21 años, con todo el esmalte de los dientes erosionado. Diana me explicó que había padecido bulimia y que acudir el dentista era parte de su programa de rehabilitación”, rememora el dr. Carlos de los Santos.

La bulimia es un trastorno de comportamiento alimentario que se caracteriza por darse atracones de comida seguidos de episodios en los que el enfermo se provoca el vómito. “Los vómitos continuos acaban erosionando el esmalte dental y provocan inflamación en la boca, la garganta y las glándulas salivares, además de mal aliento”, señala el especialista.

Bulimia, anorexia y otros trastornos de este tipo provocan deficiencias nutricionales capaces de afectar tanto a la salud dental como a la general y, si no se tratan, poner en riesgo la vida.

Enfermedad renal

Suena extraño, pero haber perdido piezas dentales aumenta el riesgo de desarrollar problemas renales en personas adultas. “Cómo está relacionada la pérdida de piezas dentales con la enfermedad renal es algo que no está del todo aclarado, pero se cree que tiene que ver de nuevo con la inflamación crónica”, explica el doctor Carlos de los Santos. “Cuidar la salud dental y de las encías ayuda a reducir el riesgo de desarrollar problemas de riñón”, añade.

Parto prematuro

Si estás embarazada y tienes enfermedad de las encías, tienes mayor riesgo de dar a luz prematuramente o de tener un bebé con bajo peso. Tampoco en este caso se sabe exactamente cómo se relacionan ambos problemas, aunque se cita una vez más la inflamación crónica o posibles infecciones bucales como el motivo. En casos en los que no existen infecciones ni enfermedad periodontal, el problema puede estar relacionado con cambios hormonales típicos del embarazo. El consejo del experto: “Hablar con el obstetra, ginecólogo o dentista para saber cómo protegerse y proteger al bebé de este riesgo”.

¿Cómo son unas encías sanas?

Su aspecto es rosado y firme, no rojizo ni inflamado. Los dientes se ven brillantes y lisos, y aparecen firmemente adheridos a ellas. Mantener las encías con ese aspecto saludable exige una buena higiene oral: cepillarse los dientes al menos dos veces al día, utilizar el hilo dental una vez al día, acudir al dentista con regularidad y no fumar.

En cuanto al empleo de enjuagues bucales, el doctor De los Santos recomienda utilizarlos siempre bajo supervisión médica. “Con una patología gingival, tu odontólogo te dirá cuál y por cuánto tiempo lo debes utilizar”, explica este experto.

Fuente: www.mujerhoy.com

Función de respiración: La boca participa activamente en la respiración y nos sirve tanto para tomar, como para eliminar el aire durante la respiración forzada. Incluso, ciertas personas la utilizan la boca para tomar y eliminar el aire en la respiración habitual: son los denominados respiradores bucales, los que muy frecuentemente presentan una obstrucción en la vía nasal y se acostumbran a respirar mayormente por la boca. La respiración bucal puede generar una alteración en el crecimiento y el desarrollo de los músculos de la cara, los huesos maxilares y la posición de los dientes.

Función digestiva: La boca es el primer órgano y el punto de inicio del aparato digestivo y gracias a ella, podemos: recibir, cortar, masticar, triturar, moler, digerir y tragar nuestros alimentos. Con una boca enferma, nos exponemos a un proceso digestivo y a una digestión deficientes.

Función sensorial y sensitiva: La boca también participa activamente en el proceso de la percepción del sabor y en el sentido del gusto, ya que está recubierta de las denominadas papilas gustativas (presentes en toda la mucosa que recubre la boca y sobre todo en la lengua). Estas son los receptores que nos permiten diferenciar y reconocer los sabores: ácido, amargo, dulce, agrio y salado. A la vez, una boca sana facilita nuestra relación con el mundo que nos rodea, ya que es uno de los elementos más útiles y especializados que tenemos en el cuerpo para percibir las propiedades de las cosas. Prueba de ello es que en los primeros años de nuestra vida, la utilizamos más que otros sentidos, para descubrir la consistencia y textura de las cosas. Haga el ejercicio de observar qué hace un niño pequeño y verá que se lleva los objetos desconocidos a la boca, mucho más que a los ojos u orejas. A la vez, si toma un grano de arena entre los dedos o si lo observa, podrá identificar sus propiedades de un modo mucho más limitado en comparación de tomarlo entre sus dientes. Otra demostración de alta sensibilidad y sensorialidad que caracteriza a la boca es la costumbre de los niños de chuparse el dedo, que incluso persiste en algunos jóvenes o adultos que mantienen el hábito de succión a lo largo de la vida (ya sea utilizando el dedo u otros objetos).

Función de protección: gracias a la mencionada avanzada propiedad que tiene la boca para percibir los sabores y las texturas de los alimentos y de las cosas, es que juega un rol crucial en nuestro sistema de defensa y en nuestra autoconservación. Por ejemplo, si recibimos un alimento extraño o en mal estado, nuestra boca nos avisa respecto al riesgo de ingerirlo y muy probablemente lo escupamos.

Función de comunicación: la boca además nos permite comunicarnos eifcientemente. Pues con ella no solo emitimos sonidos y practicamos el habla, sino que también realizamos distintos gestos, ademanes, silbidos, etc. con los que nos comunicamos con las demás personas. Es decir, participa a la vez en la comunicación verbal y en la comunicación no verbal (risa, sonrisa, muevas, etc.).

Función de autoestima: las características externas de la boca y la presentación de nuestros dientes forman parte de nuestra apariencia física. Por consiguiente, son muy importantes en la imagen que proyectamos a los demás y el tener una boca agradable favorece las relaciones humanas y eleva nuestra autoestima.

Una boca sana es el reflejo de un cuerpo sano y de una persona bien integrada en la sociedad. Por ello, le aconsejamos que cuide la salud de su boca y que visite al odontólogo por lo menos dos veces al año (cada 6 meses).

Fuente: odontomarketing.com

Todos sabemos que en ocasiones resulta difícil que los niños se laven los dientes al menos tres veces al día, sobre todo en verano con las vacaciones y las salidas de casa se suele descuidar bastante el higiene bucodental.

Es por ello que desde la Clínica Dental Luis Miguel animamos a todas las madres y padres a que se preocupen de que sus hijos lleven una higiene dental adecuada para evitar posibles problemas en el futuro y llevar a sus hijos, mínimo una vez al año a hacer una revisión a su dentista.

Si estás de vacaciones o pasáis el día en la playa, en la montaña, de excursión etc., no te preocupes, existen cepillos de dientes de viaje que a los más pequeños les encantan, aquí te dejamos un par de ejemplos y lo dicho, la higiene bucodental es muy importante, también en los más pequeños.

Cuidados 1 (1) Cuidados 1 (3)

Desde Clínica Dental Luís Miguel Ruíz queremos contaros que es una limpieza dental y los beneficios que le proporcionará a vuestra salud bucodental.

La limpieza dental, o  profilaxis dental,  consiste en la eliminación de sarro dental, placa bacteriana y manchas superficiales mediante ultrasonidos. Este procedimiento ayudará a cuidar vuestra salud dental

Es uno de los procedimientos dentales claves para conservar la salud dental y mantener las encías libres de la enfermedad periodontal.

A la hora de realizar una limpieza dental, de manera óptima, se deben de seguir una serie de pasos:

  • Evaluación y diagnóstico de la salud bucodental.
  • Eliminación del sarro dental mediante ultrasonidos.
  • Pulido y remoción de manchas dentales con cepillos especializados y pastas abrasivas.
  • Aeropulidor para pulir las manchas más complicadas y mejorar la coloración.
  • Aplicación tópica de fluor para fortalecer el esmalte.
  • Repaso técnicas de cepillado con cepillos interproximales, seda, waterpik.

Ventajas de la limpieza dental

  • Ayuda a combatir la enfermedad periodontal
  • Previene enfermedades bucodentales.
  • No es agresivo para el paciente.
  • A pesar de los mitos de que las limpiezas eliminan el esmalte del diente, los ultrasonidos solo actúan sobre el sarro calcificado.

Ya os hemos dicho las ventajas que trae consigo realizarse una limpieza dental, ahora tú debes preguntarte si necesitas una y acudir a un especialista.

¡Pide cita en nuestra clínica!

8-5-14

¿Puede la salud bucal tener algún efecto sobre el embarazo?
Cada vez hay más estudios que asocian a una la enfermedad periodontal, los nacimientos prematuros y el bajo peso al nacer. Las mujeres embarazadas que presentan enfermedad periodontal son más propensas a tener partos prematuros y bebes pequeños y de bajo peso.

Aparentemente, la enfermedad periodontal estimula el incremento de los niveles de fluidos biológicos que inducen al trabajo de parto y otros estudios además sugieren que cuando la enfermedad periodontal empeora durante el embarazo, hay un mayor riesgo de sufrir un parto prematuro.

¿Qué puedo hacer para asegurarme de tener un embarazo saludable? 
El mejor consejo para las mujeres en relación al embarazo es que deben consultar al dentista para realizarse un chequeo y tratar cualquier problema bucal antes de estar embarazadas. Durante su embarazo, deben de tener un cuidado especial con sus dientes y encías, para ello, deben cepillarse regularmente y utilizar el hilo dental, comer una dieta equilibrada y visitar a su dentista regularmente para reducir los problemas dentales que acompañan al embarazo.

¿Qué problemas bucales puede desarrollar durante su embarazo?
Numerosos estudios revelan que las mujeres embarazadas experimentan gingivitis del embarazo que se produce cuando la placa dental se acumula en los dientes e irrita la encía. Los síntomas incluyen encías enrojecidas, inflamadas y que sangran con facilidad. La gingivitis del embarazo se muestra con mayor frecuencia durante el embarazo porque los niveles hormonales aumentan y por lo tanto, la encía reacciona más agresivamente ante la presencia de irritantes en la placa. No obstante, es la placa y no las hormonas la principal causante de la gingivitis. Por tanto la mejor solución para reducir o incluso prevenir la gingivitis durante su embarazo es mantener sus dientes limpios, especialmente cerca del borde de la encía y sustituir los dulces por alimentos más sanos tales como quesos, frutas frescas o vegetales que son mejores para sus dientes.

¿Qué debo esperar cuando consulto al dentista durante el embarazo?
Primero, debe informarle al dentista que usted está embarazada. Es mejor programar su consulta odontológica durante el cuarto al sexto mes de su embarazo porque, los primeros tres meses del embarazo son de extrema importancia para el desarrollo de su niño y se puede aumentar la incidencia de presentar complicaciones.

Generalmente, las radiografías, los anestésicos, las medicaciones para el dolor y los antibióticos no se prescriben durante el primer trimestre, a menos que sea absolutamente necesario. Durante el último trimestre del embarazo, el sentarse por largos períodos de tiempo en el sillón odontológico puede llegar a ser incómodo y hay evidencia de que las mujeres embarazadas pueden ser más propensas a cansarse. Su dentista, sin embargo, está preparado para esta situación.

embarazada-cepillo-dientesG